¿Quién consume más carne, hombres o mujeres? Un estudio lo revela

Los investigadores preguntaron a más de 28 mil personas en 23 países de cuatro continentes.
Los investigadores preguntaron a más de 28 mil personas en 23 países de cuatro continentes. | FREEPIK
Se encontró que en países desarrollados las personas adquieren más este alimento
2024-06-13 | AP
jreyes
Comparte en:

De vacaciones en Chicago esta semana desde Europa, Jelle den Burger y Nirusa Naguleswaran comieron en el Dog House Grill: un clásico sándwich de carne italiano para él, queso asado para ella.

Ambos piensan que la forma en que sus géneros se alinearon con sus elecciones de alimentos no fue una coincidencia. Naguleswaran dice que hay más probabilidades de que las mujeres no elijan la carne y se preocupen por cómo su dieta afecta el medio ambiente y a otras personas.

“No quiero que me malinterpreten, que los hombres se sientan atacados”, dijo riendo Naguleswaran, quien es de Holanda. Señaló que le encanta comer carne, pero que dejarla por razones climáticas era más importante para ella. “Simplemente por naturaleza nos preocupamos por los demás”.

Las mujeres buscan la carne para cuidar su alimentación.

Los resultados del estudio

Ahora, los científicos pueden decir con más confianza que nunca que el género y las preferencias de consumo de carne están relacionados. Un artículo publicado esta semana en Nature Scientific Reports muestra que la diferencia es casi universal entre culturas, y que es aún más pronunciada en los países más desarrollados.

Los investigadores ya sabían que en algunos países los hombres comían más carne que las mujeres. Y sabían que la gente de los países más ricos comía más carne en general. Pero los últimos hallazgos sugieren que cuando hombres y mujeres tienen la libertad social y financiera para tomar decisiones sobre sus dietas, divergen aún más entre sí: los hombres comen más carne y las mujeres comen menos.

El consumo de carne en el planeta es preocupante.

Buscan cuidar al planeta

Esto es importante porque alrededor del 20 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero que calientan el planeta provienen de productos alimenticios de origen animal, según una investigación anterior de la Universidad de Illinois. Los investigadores detrás del nuevo informe creen que sus hallazgos podrían afinar los esfuerzos para persuadir a las personas a comer menos carne y lácteos.

Cualquier cosa que se pueda hacer para reducir el consumo de carne en los hombres tendría un mayor impacto, en promedio, que entre las mujeres”, afirmó Christopher Hopwood, profesor de psicología de la Universidad de Zúrich y uno de los autores del artículo. El trabajo fue financiado por Mercy for Animals, una organización sin fines de lucro dedicada a acabar con la agricultura animal. Hopwood dijo que no está afiliado a la organización y no es un activista.

El estudio revela que el hombre es quien come más carne por cuestiones culturales.

Estudio se inclina por los hombre

Los investigadores preguntaron a más de 28 mil personas en 23 países de cuatro continentes qué cantidad de distintos tipos de alimentos comían cada día, y luego calcularon el consumo promedio de animales terrestres por identidad de género en cada país. Utilizaron el Índice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, que mide la salud, la educación y el nivel de vida, para clasificar qué tan “desarrollado” estaba cada país, y también observaron el Índice Global de la Brecha de Género, publicado por el Foro Económico Mundial.

Descubrieron que, con tres excepciones -China, India e Indonesia- las diferencias de género en el consumo de carne eran mayores en los países con mayores puntuaciones de desarrollo e igualdad de género.

La gran cantidad y diversidad cultural de las personas encuestadas es “una verdadera fortaleza de esto”, dijo Daniel Rosenfeld, psicólogo social de UCLA que estudia la conducta alimentaria y la psicología moral y que no participó en el estudio.

El estudio no respondió a la pregunta de por qué los hombres tienden a comer más carne, pero los científicos tienen algunas teorías. Una es que, evolutivamente, las mujeres podrían estar programadas hormonalmente para evitar la carne que posiblemente esté contaminada, afectando el embarazo, mientras que los hombres pueden haber buscado proteínas de la carne dada su historia como cazadores en algunas sociedades.

Pero incluso la idea de los hombres como cazadores está entrelazada con la cultura, dijo Rosenfeld. Ese es un buen ejemplo de otra teoría, que sostiene que las normas sociales moldean la identidad de género desde una edad temprana y, por lo tanto, la forma en que las personas deciden llenar sus platos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: DESPIERTA EL POPOCATÉPETL; AUTORIDADES PIDEN TENER CUIDADO CON LAS CENIZAS