futbol.futbol_nacional.seleccion_mexicana.momentos-epicos-del-tri-copa-america-ecuador-1993

Momentos épicos del Tri: Copa América Ecuador 1993

Selección Mexicana en Copa América 1993
Selección Mexicana en Copa América 1993 | MEXSPORT
Esta competición significó la primera aparición de México en un certamen organizado por la Conmebol
2020-03-23 | ARMANDO MELGAR
Comparte en:

La Copa América de Ecuador 1993 significó la primera aparición de México en un certamen organizado por la Conmebol, así como la primera gran proeza del futbol mexicano a nivel internacional.

El Tricolor llegó como invitado al certamen continental, era visto como el equipo débil y una víctima segura ante los ojos de los sudamericanos, confiados en que era su torneo, pues el conjunto azteca no representaba ningún peligro.

Sin embargo, México calló bocas y terminó por ganarse el respeto y reconocimiento de todo el Cono Sur, que vio cómo el equipo dirigido por Miguel Mejía Barón fue superando obstáculos en su camino hasta instalarse sorpresivamente en la Final.

Jorge Campos jugando con la Selección Mexicana

Aquella Selección Mexicana contaba con jugadores de buen nivel, pero sobre todo de mucho carácter, como Hugo Sánchez, Alberto García Aspe, Claudio Suárez, Luis García y Jorge Campos, entre otros, quienes nunca se achicaron ante las adversidades que le presentó el torneo.

Y es que desde el debut contra Colombia, el Tricolor tuvo que remar contracorriente, al caer con un gol al que se le denominó como 'El Fantasma de Machala', pues el balón nunca cruzó la línea de la portería defendida por Jorge Campos.

Esa injusticia no repercutió en el ánimo del conjunto azteca, que mantuvo su estilo de juego para lograr avanzar a la siguiente ronda como tercer lugar de Grupo, con apenas dos puntos, tras los empates con Argentina y Bolivia. El primer objetivo se había logrado.

En la fase de eliminación, México se agrandó y desplegó su mejor futbol, dejó en el camino a Perú con una goleada en los Cuartos de Final y después se midió al anfitrión, Ecuador, en un escenario adverso, con todo el público en contra, pero que terminó por recibir aplausos de los aficionados.

El menosprecio al inicio del torneo se había convertido en respeto tras llegar a la Final contra Argentina. México dio un gran juego, pero los errores en la marca evitaron que se consiguiera el título, y aunque quedó un sentimiento de amargura, ese día en Guayaquil cambió la historia de la Selección Mexicana.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: RAFAEL MÁRQUEZ SE DIJO CONFIADO EN CAMBIO GENERACIONAL DE LA SELECCIÓN MEXICANA