manzo-sobre-final-america-vs-chivas-de-la-83-84-me-punzaba-el-estomago

Manzo sobre Final América vs Chivas de la 83-84: 'Me punzaba el estómago, no el corazón'

Armando Manzo con el América
Armando Manzo con el América | MEXSPORT
El exdefensor de las Águilas recordó el histórico partido y su expulsión en la Final
2021-06-10 | DAVID AGUILAR
Comparte en:

"Silencio, cámara y acción". Frase icónica del narrador Gerardo Peña que les trae gratos recuerdos a los aficionados del América, pues se trata nada más y nada menos que del momento en que el portero Héctor Miguel Zelada le atajó un penalti al Vaquero Cisenros en la llamada 'Final del Siglo' en la que las Águilas derrotaron al Guadalajara, justo un día como hoy pero de hace 37 años.

Por tal motivo, RÉCORD charló en exclusiva con uno de los protagonistas de aquel histórico título azulcrema, el exdefensa central Armando Manzo, quien justamente salió expulsado en ese partido por una fuerte entrada al minuto 26’ sobre el exfutbolista de Chivas, Carlos Rizo, expulsión que lo puso a temblar, pues por un momento, tuvo la sensación de que perdían la Final.

 “Si, claro (sintió que el América perdía), sentí mucha pena de que me hubiera acontecido en esta ocasión en una Final y no piensas en ese momento nada, nada más está en la adrenalina del partido, el nerviosismo y afortunadamente el haber ganado me da tranquilidad, me da mucha confianza y fue un gran momento para el equipo”, declaró en entrevista para este diario.

 

Manzo señaló que luego de verse pintado de rojo, abandonó el terreno de juego y subió a uno de los palcos del Estadio Azteca, el cual era propiedad de un amigo suyo y desde donde pudo presenciar el resto del encuentro, aunque reveló que el estómago no dejaba de punzarle.

"En el momento de la expulsión yo me fui a la tribuna, al palco de un amigo y me punzaba muy fuerte el estómago en realidad, era el estómago, no el corazón, y desde ahí vi el partido”, relató. 

Esta sensación de nerviosismo, se desvaneció en el exdefensa central hasta que al minuto 65’, su compañero en la zaga, Alfredo Tena marcó el segundo gol para los de Coapa. 

“Cuando cayó el gol de Tena sentí mucha alegría, me dejó más tranquilo para esperar hasta el último momento del partido, hasta ese momento pude estar con mucha alegría”, finalizó. 

Armando Manzo

PELEA EN LA FINAL DEL SIGLO FUE POR FRUSTRACIÓN DE CHIVAS

Armando Manzo, exdefensa central del América, recordó el conato de bronca que se suscitó en la Final del Siglo, protagonizada por las Águilas y Guadalajara y aseguró que este se originó por la frustración que sintieron los jugadores de Chivas al verse contra las cuerdas con un hombre más en la cancha.

 “Fue por el mismo roce del partido, se calentaron (los jugadores de Chivas) y de esa manera quisieron sacar su coraje y su situación psicológica porque estaban super dolidos al término del juego, estaban conmocionados por haber recibido esos tres goles y de haber aceptado esa derrota con un hombre menos”, apuntó.

Pese a haber sido expulsado muy temprano en el encuentro, Manzo destacó la capacidad de los de Coapa para sobreponerse a la desventaja numérica y con ello ganar el encuentro, algo que considera desmotivó a los futbolistas del Rebaño Sagrado, quienes salieron derrotados aquella tarde del Coloso de Santa Úrsula. 

La Final del Siglo

“Me expulsan muy temprano en el partido; sin embrago, en esta ocasión, el equipo pudo recuperarse futbolísticamente y tomar la confianza necesaria para que con 10 hombres superaran a Chivas y lógicamente, ya con un marcador a favor, Chivas se desanimó y bajo el esfuerzo. Para nosotros, afortunadamente todo nos salió como ni mandado a hacer y pudimos sacar adelante el partido”, comentó.

Aunque han transcurrido 37 años, esta Final, sigue calando en los aficionados rojiblancos, pues hasta la fecha su equipo no ha tenido la oportunidad de revancha frente a los azulcremas, ya que desde entonces ambos conjuntos no se han vuelto a ver las caras en una Final. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: AMÉRICA: MIGUEL LAYÚN ASEGURÓ QUE VOLVIÓ PARA SER CAMPEÓN Y RETIRARSE CON LAS ÁGUILAS