tmf.basquetbol.lakers-y-lebron-a-un-triunfo-de-la-gloria-en-la-burbuja-de-la-nba

Lakers y LeBron, a un triunfo de la gloria en la burbuja de la NBA

LeBron James realiza una clavada con los Lakers
LeBron James realiza una clavada con los Lakers | AP
La quinteta angelina buscará hacer historia este viernes ante el Heat e igualar a Boston como máximo ganador de la liga
2020-10-08 | MARTÍN AVILES
Comparte en:

La de LeBron James y Anthony Davis en unas Finales no es sino la crónica de una coronación anunciada, una fórmula de éxito tan rotunda que bien pudiera ser considerada como ley universal. Los Lakers están a un solo triunfo de conseguir el título 17 de su historia para convertirse en el equipo más ganador de la NBA junto a Celtics, mientras el Heat sobrevive de esperanza, eso que no es sino el peor de los males, al solo prolongar el tormento. 

Así describió Friedrich Nietzsche en ‘Humano, demasiado humano (1878)' a esa ilusión que da un poco de consuelo a cuerpos inertes como el de Miami, que tras haber paladeado las mieles de la gloria como underdog en los Playoffs pasó a ser una mermada versión de sí mismo producto de las lesiones, una melancolía materializada de aquel equipo que sembró terror entre los colosos de la Conferencia Este y ya no pudo ser.

El último atisbo de lucidez lo dio Jimmy Butler en el Juego 3, cuando sacó fuerzas desde lo más profundo de sus entrañas para cargar con un Heat ya desangelado sin Goran Dragic ni Bam Adebayo en la pista por lesión. Todavía volvió el ala-pívot de 23 años al siguiente partido, pero sin el ritmo ni intensidad necesarios para hacer frente a un LeBron con un colmillo más retorcido que sus estadísticas en Postemporada, y como si eso fuera poco, bendecido por la estela de la magia de Kobe Bryant, a quien rendirán tributo este viernes vistiendo de Mamba.

Morris y Davis, en una juego de los Lakers

Y es que por más que tuvo cinco pérdidas de balón y solo ocho puntos en los primeros dos cuartos del Juego 4, King James logró darle la vuelta a la adversidad para finalizar con 28 puntos, 12 rebotes, ocho asistencias y solo una pérdida de balón en la segunda mitad para ver de frente su cuarto anillo (primero representando al Oeste y con un tercer equipo distinto) con lo que igualaría a leyendas como Shaquille O’Neal, Manu Ginóbili, Tony Parker y Horace Grant, todos tetracampeones. 

Los Lakers tienen la oportunidad de dar el tiro de gracia al Heat con ‘El Rey’ y su monstruosa estadística de 38 victorias en 48 partidos a punto de cerrar una serie de Playoffs por tan solo 10 derrotas, es decir, un 79.2 por ciento de triunfos en choques definitorios como el de este viernes en la burbuja de Orlando.

Aunque a James, de 35 años de edad, lo persigue el fantasma de sus seis derrotas en Finales. Ni siquiera haber resucitado a un equipo que navegaba en la mediocridad, parece razón suficiente para silenciar a sus más asiduos críticos, voces que se diluyen mientras del cielo el nombre de Kobe Bryant retumba en sus oídos y le muestra el camino para devolver a Los Ángeles al lugar que la historia misma le tiene reservado en la eternidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ANTHONY DAVIS, EL COMPLEMENTO IDEAL DE LEBRON JAMES EN LOS LAKERS.