opinion.ignacio-suarez.holanda-la-oportunidad-perdida
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Holanda; la oportunidad perdida

2020-10-07 | Ignacio Suárez
Comparte en:

Holanda, o los Países Bajos, es un país que cabría sin problemas dentro de los 43 mil 379 kilómetros cuadrados que tiene el Estado de Yucatán y se sobraría mucho territorio. Sus poco más de 17 millones de habitantes han vivido en una situación poco común, una cuarta parte del país está a siete metros debajo del nivel del mar al que le han ido ganando terreno con el paso de los años construyendo enormes diques, por eso muchas de sus ciudades se comunican por sus bellos canales.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR: CLÁSICO NACIONAL, CAÍDA BRUTAL

Y aunque los tulipanes son un ícono del país, pocos saben que los holandeses fincan su poderío económico en la exportación de teléfonos móviles, computadoras y aceites del petróleo que refinan, pues todo ello en conjunto les significa casi el 75 por ciento de su Producto Interno Bruto.  

¿POR QUÉ EL NARANJA? 

Y aunque no hay una versión oficial, el color naranja es su característico del uniforme de la selección. Hay versiones que aseguran es producto de un “homenaje” a los iniciadores de la Monarquía, sistema que aún los gobierna: los Orange-Nassau, que en los remotos años de 1750 se consolidaron en el poder. Y fue a raíz del apellido del Rey Guillermo de Orange que ese color se volvió tradicional para muchos eventos.  

El país vivió en carne propia las dos guerras mundiales, en la segunda más de 100 mil holandeses judíos murieron en los campos de exterminio nazi, en su capital fue en donde se refugió y escondió la valiente jovencita Ana Frank y su familia, famosa por su diario relatando las vivencias escondida tratando de evitar la muerte en el holocausto.  

Vaya este breve entorno de lo que es este pequeño, bello y productivo país, no para comparar con el nuestro porque sería absurdo ya que las circunstancias de idiosincrasia, educativas, económicas y culturales son infinitamente abismales, no es una cuestión tan elemental como comparar territorio y habitantes, eso sería además de simplista, inútil, la intención de esto era ponerlos como contexto del país que son, para entender su desarrollo y evolución en muchos entornos.  

UNA SELECCIÓN MEDIOCRE 

Aunque Holanda participo en la época romántica de las Copas del Mundo, los mundiales de Italia 1934 y Francia 1938, lo hizo simplemente por su cercanía con los países anfitriones, no por su potencial. En esa época, como la inmensa mayoría de estas selecciones eran representaciones amateurs. Desde ahí, pasaron 6 mundiales más; de Brasil 1950 al México 1970, sin que nada relevante sucediera con su representación nacional porque no pudo clasificarse. 

El futbol profesional en los Países Bajos llegó tarde a diferencia de otros países europeos. Fue hasta la temporada 1956-1957, cuando se fundo la “División de Honor de los Países Bajos”, mejor conocida como la Eredivisie.  

En el futbol europeo los equipos holandeses navegaron en la medianía más de una década. Fue hasta 1969-70 en que el Feyenoord de Roterdam dio la campanada al vencer 2 por 1 al super favorito Celtic Glasgow con un gol en los tiempos extras en una final que tuvo al “Giuseppe Meazza” como escenario. 

 

 

 

EL GENIO QUE CAMBIO TODO 

Sin embargo, aunque el Feyenoord fue quien hizo que el futbol de Europa volteara a ver a Holanda al ganar la Champions League, no era el mejor equipo de su país, en este momento ya había estaba en proceso de construcción un equipo y un sistema revolucionario; Rinus Michels y su Ajax de Ámsterdam

Después de retirarse jugando como delantero, Michels se encargó de dirigir a un equipo sotanero en las últimas temporadas; era el Ajax en 1965. “Díganme Míster”, les dijo en su presentación a los jugadores, relatan diarios de la época. Un año después de su llegada, en 1966, logró el título y así ligó un tricampeonato en fila hasta 1968.

Hay citas periodísticas que valdría la pena exponer a los aficionados jóvenes; “el técnico holandés reunió a sus jugadores para la primera charla. “Vamos a organizar un estilo de juego al que llamaremos “pressing football”, señaló. Nadie entendía muy bien lo que quería decir. Así que la prensa, mejor lo bautizó como ‘futbol total’. Unos años después, tras ganar varios títulos de Liga y la Copa de Europa, Michels explicó su idea: “Acosar sin tregua ni respiro al adversario para recuperar la posesión del balón, y no ceder a ningún precio la iniciativa del ataque al contrincante, contando con dos requisitos básicos: un espíritu de lucha inquebrantable y una perfecta preparación física, sin los cuales el sistema se derrumba irremediablemente…”

En este sentido hay muchas leyendas urbanas sobre en qué verdaderamente consistía el llamado “futbol total”. Salvo el arquero, todos jugaban de todo, en el mismo juego lo mismo el lateral derecho podía aparecer como extremo izquierdo, pero en ese recorrido algún otro jugador estaría ocupando su lugar del lateral que se pasaba al ataque y así con el resto de posiciones. Jugaban sin un “9” fijo o clavado, así evitaban la referencia de marca.  

CRUYFF DE LIBERO  

Johan Cruyff con el seleccionado holandés

Uno de los mejores ejemplos de esto se puede sustentar, si revisamos el video, de cómo fabricó Holanda el penal en la Final contra Alemania en 1974. Johan Cruyff, el super estrella, aparece desde su sector de la izquierda y recorre hacia el lado derecho de su propio medio campo, donde pide la pelota. Empiezan a hacer una serie de combinaciones y Cruyff, termina como ¡Libero!  como último hombre de la defensiva y de ahí, desde media cancha 'rompe' hacia el frente quitándose rivales y provocando la falta del penal. Pocos recuerdan que Cruyff utilizaba un uniforme con sólo dos rayas en las mangas y no con las tres de Adidas como resto de sus compañeros, ya que el tenía otro contrato publicitario. Algo impensable hoy en día. 

Movimientos en la cancha de la Holanda de los 70Movimientos en la cancha de la Holanda de los 70Movimientos en la cancha de la Holanda de los 70

LA JUGADA DE LA JAURIA 

Michels logró convencer a sus jugadores del Ajax y la selección a hacer cosas que no se hacían en esa época y que los comunicadores jóvenes “descubrieron” recientemente y la rebautizándola como “presión alta”, que era el apretar desde la salida al equipo rival. Literal y realmente los delanteros al perder el balón eran los primeros defensas del equipo.

Pero había una jugada de presión masiva, que no era constante, que la practicaban tres o cuatro veces por juego a la voz de mando del capitán. La prensa de Europa la bautizo como la jugada de “la jauría”. Una jugada que Michels invento viendo un juego de futbol americano, cuando venia la carga masiva de apoyadores para el Mariscal de campo, para tratar de atraparlo detrás de la línea.  

La idea era similar. Una jauría de jugadores se lanzaban sobre el jugador que tenía la pelota con el fin de arrebatársela en el campo propio. El jugador rival, se sorprendía, erraba el pase o perdía la pelota, era algo inusual para ello. No se hacía a lo loco, ni por sistema, ni siempre se trataba de no ser previsible, era en el momento justo a una voz de mando. Seguro para las nuevas generaciones ver estos videos le serán divertidos y didácticos.

 

 

CON LA REGLA A SU FAVOR 

Aprovechaba a la perfección las bondades de la regla del fuera de lugar de esa época. En aquel tiempo se debía marcar como fuera de lugar si uno o varios jugadores a la ofensiva estaban en posición adelantada a la hora del toque, sin importar si intervenía o no en la jugada. Por eso el achicar provocaba infinidad de fueras de juego.

Reglas del Fuera de Juego

En México, el técnico uruguayo Don Ricardo de León, con el Toluca, empleó un sistema similar de presión y 'achique' y así logró ser campeón. El técnico utilizaba una técnica sui generis para lograr que la defensa de línea de cuatro formada por Arturo López, Matosas, Velázquez y Torres Salinas se coordinaran para salir en línea y dejar en fuera de lugar ¿Cómo lo hacía? En los entrenamientos utilizaba una gran soga, y los cuatro defensivos estaban amarrados a ella para “sentirse” y salir coordinados, ese ejercicio se repetía una y mil veces más. En doble sesión coordinaban entrenamientos, muchos de ellos se hacían sin utilizar el balón. Su sistema desesperaba a los rivales, que le llamaban “el cangrejo rojo”.

 

 

UN DESASTRE EN OLIMPICOS 

Se ha repetido hasta el cansancio que Holanda es uno de los mejores formadores de jugadores del mundo y sin duda lo es, pero sus resultados en selecciones menores son pobres a comparación de las selecciones mayores. Por ejemplo, en Juegos Olímpicos, donde México tiene su mejor logro: una Medalla de Oro y una de bronce. No es una casualidad y si una causalidad. Desde que hay futbol profesional en Holanda en 1956, a Juegos Olímpicos han calificado solamente ¡una vez de las últimas 16 ediciones, desde Melbourne a Río de Janeiro! En otros países los estaríamos quemando en leña verde. En los mundiales juveniles, Holanda está muy lejos de ser potencia. Su mejor logro, es un tercer lugar en el mundial sub-17 del 2005. Aquel mundial de Perú, donde por cierto México los goleo 4 por cero en las Semifinales, para después coronarse ante Brasil.  

¿Qué podemos concluir al respecto? Qué al futbol holandés no le importan los resultados de las selecciones o categorías menores, pero si su debida formación o proceso de los jugadores juveniles, para que posteriormente maduren de manera adecuada y se consoliden en el futbol profesional.  

En México, nos sucede a la inversa. Magníficos resultados abajo y muy pobres en la mayor. La mayoría de la generación dorada, ni siquiera se consolido en la Primera División, algunos ni siquiera debutaron y esta triste historia se repite una y otra vez; ¿Usted que preferiría?  

Hoy la gran oportunidad de enfrentar a un referente mundial en su casa, de visita por intereses de clubes, encuentra a una Selección Mexicana parchada que cumplirá con el compromiso; el resultado sea el que fuere es lo de menos. Viajando como se viajó, desaprovechándose como se hizo, dando prioridad a un miserable e infame torneo local y calificación ¡Ya perdimos! Podemos decir con certeza “auto goleamos” ¡Vaya desperdicio!  

“Las oportunidades no se van, las aprovechan otros” Anónimo.