veracruz-escudo-nombre-y-estadio-de-tiburones-pertenecen-ya-al-gobierno-y-no

Veracruz: Escudo, nombre y estadio de Tiburones pertenecen ya al gobierno y no a Fidel Kuri

Una de las entradas al Pirata Fuente
Una de las entradas al Pirata Fuente | MEXSPORT
La Secretaría de Finanzas y Planeación del Estado está posesión de todo lo relacionado con el club
2020-11-19 | REDACCIÓN RÉCORD
Comparte en:

Todo lo que tiene que ver con los Tiburones Rojos de Veracruz está en posesión de la Secretaría de Finanzas y Planeación del Gobierno del Estado de Veracruz, por lo que las instalaciones, así como la marca, son propiedad del gobierno y ya no de Fidel Kuri Grajales, quien el año pasado fue desafiliado de la Federación Mexicana de Futbol.

Por lo anterior, el Estadio Luis ‘Pirata’ Fuente, así como el Centro de Alto Rendimiento, donde jugaban y entrenaban los extintos Tiburones Rojos, pasaron a manos de la Dirección General del Patrimonio del Estado (organismo perteneciente a la secretaría antes mencionada), luego de que ambos inmuebles estuvieran dados en comodato a la Promotora Deportiva del Valle de Orizaba AC, propiedad de Fidel Kuri Grajales, exdueño y presidente del equipo escualo.

Y es que la posesión de ambas instalaciones estaba en un contrato de comodato condicionado a la permanencia del equipo en la Primera División del futbol mexicano, y al ser el club desafiliado en 2019 todo lo relacionado con el club jarocho pasó a propiedad del Gobierno del Estado de Veracruz.Fidel Kuri durante un partido en el Pirata Fuente

Incluso, no sólo los inmuebles, sino que también el nombre, el logotipo y la marca en sí, de los Tiburones Rojos de Veracruz pasaron también a formar parte del patrimonio del Estado, pues la marca también estaba cedida en el mismo comodato a la empresa de la que Fidel Kuri Grajales era propietario.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LIGA MX: TAS RATIFICÓ SUSPENSIÓN DEL ASCENSO Y DESCENSO

Por lo que ahora el Gobierno del Estado de Veracruz es el dueño de todo lo relacionado con el equipo. Además de que se informó que tendrán que trabajar en cuanto a las instalaciones se refiere, ya que fueron ‘rescatadas’ en malas condiciones, por lo que se considera que pueden poner en riesgo a las personas que en algún momento hagan uso de ellas.