juega-fatal-hermano-no-se-la-pases
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

"Juega fatal. Hermano, no se la pases"

2020-11-05 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

La semana pasada, Karim Benzema le dijo a su compatriota Ferland Mendy: “Juega fatal. Hermano, no se la pases a él. Juega en nuestra contra”. Se refería al brasileño Vinicius Junior en el partido del martes de la semana pasada del Real Madrid contra el Borussia Mönchengladbach. Este comentario se hizo público porque quedó grabado por la cadena gala RMC Sport.

Considero esta situación una excelente oportunidad para hablar de las ocasiones en que en los equipos se rompe la conexión entre ellos, cuando la confianza se pierde y se percibe por momentos que el enemigo está entre uno de nosotros.

Zinedine Zidane no quiso darle mucha importancia frente a la prensa en el siguiente partido y no lo consideró tan importante porque los jugadores ya lo habían aclarado entre ellos. Sin embargo, en muchos equipos este tipo de cosas no se abren y generan con el tiempo consecuencias nefastas. Se separan, se juzgan entre sí y se dividen en pequeños grupos.

Por ello, es muy importante este manejo del vestidor, entiéndase también en el trabajo y en la familia. Leer las pequeñas señales de falta de alineación o de la percepción de que las cosas no se están dando de forma adecuada. No pasarlas por alto. Si notamos algo, de inmediato clarificarlo, abrirlo y procesarlo. Es decir, que las partes involucradas hablen de sus percepciones de lo ocurrido para que se eviten malos entendidos.

En algunas ocasiones, cuando se trata de una situación entre dos, deberán arreglarse persona a persona. Pero en otras circunstancias, deberá abrirse al grupo asertivamente y confrontar el comportamiento que deriva del nivel del compromiso de unos y otros. Además, un recurso adicional es que, de vez en cuando, el entrenador debe reunirse individualmente con algunos de los líderes informales del equipo, me refiero a los líderes de opinión, para escuchar su visión y poder actuar también de manera preventiva.

Las percepciones de los miembros del equipo en situaciones de crisis, cuando no se dan los resultados o cuando hay mucha presión, son aún más delicadas y puede darse la tendencia a buscar culpables. Para incrementar el nivel de madurez en los miembros del equipo hay que hablar y poner por delante como siempre, el objetivo grupal.

Estimados lectores, aprendamos a leer las señales y a no dejarlas crecer. Dialogar de inmediato y aclarar lo que está pasando. El conflicto y el desgaste entre los equipos es natural y no hay que tenerle miedo. Lo mejor es afrontarlo de forma constructiva y seguir adelante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: SEIS TÉCNICOS CESADOS