opinion.alfonso-morales.nadie-como-el-santo
Opinión

Alfonso Morales

El Doctor comparte en RÉCORD toda la experiencia y conocimiento que lo hacen la gran autoridad en boxeo y lucha libre.

Nadie como El Santo

2020-04-11 | Alfonso Morales
Comparte en:

Hoy en estas entregas especiales hablaremos de un auténtico ídolo de la lucha libre internacional, un personaje cuya grandeza no solo se basa en lo logrado en el ring sino fuera de éste. 

EL HÉROE
México rodeado de folclor y de cultura necesitaba un héroe, y sin querer, sin ser planeado ese semidiós llegó y fue de carne y hueso, El Santo

Lejos de su maestría y de su compromiso, el plateado fue un imán de taquilla, un tipo cuya presencia física llenaba cada luchar donde se presentaba. Era nuestro Supermán, nuestro Hombre Araña, pero con la diferencia de que a éste lo podías ver en toda la República mexicana, tocarlo, pedirle un autógrafo. 

EL LUCHADOR
Rodolfo Guzman Huerta nació en Tulancingo Hidalgo. Su infancia fue por ahí de los años 40, después de probar suerte con diversos personajes como el del Incógnito surgió El Santo. 

Un luchador cuyo imán era imparable, llamaba poderosamente la atención a pesar de no tener un físico tan trabajador como algunos otros de sus compañeros. Tenía ángel, con lo cual se nace. Sus aptitudes luchisticas eran mejor que las del promedio pero su atracción iba más allá de una llave o un lance. Era magia pura. 

LAS PELÍCULAS
Por ahí de los años 50 fue invitado a participar en una película que de forma fortuita se convirtió en un verdadero éxito y digo de forma fortuita ya que nadie se imaginaba la trascendencia que iba a tener desde ahí el cine de luchadores. 

Siendo considerado cine de culto en Europa. Éxitos como El Santo contra las momias de Guanajuato o contra monstruos, zombies y vampiros, fueron y siguen siendo un exitazo. Son a mi parecer largometrajes que convirtieron al Santo también en un 'James Bond Mexicano', por tanta “tecnología” que usaba el súper héroe que siempre bajaba de su MG convertible. 

ÍCONO DE LA CULTURA
Hoy ver una máscara del Santo refleja ver un gran pedazo de nuestro país. El Santo es un autentico icono de la cultura popular mexicana, está al mismo nivel que el mariachi y el tequila. 

El nombre de este luchador suena y sabe a México. Es increíble ver sus mascaras en Japón, China, Australia y Europa en general. 

Su grandeza refleja el cariño, la pasión y el respeto que el enmascarado de plata le tenia a su profesión. 

LEGADO
Hoy su legado está seguro y bien representado. De hecho el Hijo del Santo ha sido parte fundamental para que su padre siga en el imaginario colectivo, siga en la conversación. 

El Hijo del Santo es un gran luchador, es un hombre de familia bien preparado en todos los aspectos, sobretodo en el académico, se ha rodeado de personas inteligentes como la siempre capaz Gaby Obregón. ¡Enhorabuena a estos dos por continuar haciendo grande al enorme, respetado y querido Santo!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EL SANTO, EL ÍCONO Y HÉROE DE LA LUCHA LIBRE MEXICANA