opinion.carlos-ponce.cambios-dolorosos-pero-necesarios
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Cambios dolorosos, pero necesarios

2020-02-24 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

La Liga MX quiere ser una carrera de caballos pura sangre, ya no quiere que compitan jamelgos que aporten más problemas que soluciones a la competencia, y para eso es que ha planteado el cierre del descenso y la transformación del Ascenso MX antes de que muera por falta de inversión. Una medida que será criticada, pero que es necesaria. 

Desde que RÉCORD destapó el plan que encabeza Enrique Bonilla para reestructurar la división inferior y cerrar la quema entre los de arriba, se levantó una nube de críticas ante la falta de claridad de quienes organizan esta medida. Es más sencillo de lo que parece: se requiere dar un respiro al Circuito de Plata, maltrecho y desordenado, repleto de deseos por llegar a Liga MX, pero sin los argumentos suficientes entre la mayoría de sus actuales participantes para lograr ser un equipo digno en el máximo torneo. 

Las constantes salidas de dueños y franquicias son el mejor ejemplo, pues de llegar a 18 clubes en la última década, hoy sólo quedan 12 compitiendo, y tres pertenecen a grupos con multipropiedad en la división de honor, es decir, sólo son nueve que ven por sus intereses. De esos, quizás tres estén en medianas condiciones para defenderse en Liga MX sin caer por el cociente, sin tener que recurrir a medidas desesperadas, que se traduzcan en malas gestiones, en deudas para salvarse, como sucedió con Veracruz o Lobos BUAP.

La diferencia entre el Ascenso y la Liga MX es abismal, no hay cómo compita un equipo de abajo con los de arriba. De entrada, una franquicia del Máximo Circuito puede valer cerca de 30 millones de dólares. Abajo, no más de 3 mdd. En el futbol mexicano, el principal ingreso de un equipo es el pago de derechos de transmisión. Mientras arriba a equipos como Rayados, Tijuana o Santos una televisora de señal restringida como Fox Sports otorgó contratos en promedio por 14 millones de dólares, abajo un club se contenta con uno por 1 mdd. Si le va bien. Es una distancia brutal, que esta medida espera acortar.

No existen empresarios que quieran poner a su caballo a competir en Liga MX sabiendo que se puede devaluar de tal forma con un mal proyecto. No hay. Se tendría que sacrificar al pura sangre si pierde en el porcentaje. Es una devaluación brutal. Por eso, cerrar el descenso le dará un respiro a los proyectos con problemas deportivos y hasta financieros, para hacerlos más sólidos.

Eso sí, el castigo por quedar último en la tabla de porcentajes no se va a eliminar, se contempla que al menos sigan los 120 millones de pesos como multa al que quede en la parte más baja, un dinero que ayudará a los equipos que sigan en el renovado torneo de plata.

La idea es convencer a los equipos que aún quedan en el Ascenso de adoptar la nueva estructura con límite de edad y extranjeros en esta nueva Liga de Desarrollo de Talentos, con dos principales incentivos: primero, el económico, pues ahora gastarán menos, recibirán parte del premio de la multa y existe una idea revolucionaria: crear al fin un contrato colectivo de derechos de televisión para que en lugar de que cada uno batalle por su lado para cerrar un trato bajo, reciban incluso más de lo que hoy ganan. Es la base de lo que se busca hacer en Liga MX.

Además, está la parte de generar talento, poder ser un semillero real y efectivo para los equipos de arriba, incluso para el extranjero, vender jugadores, un modelo de negocio no explotado en el Ascenso y que deja dividendos jugosos para quien lo sabe hacer.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LA COLUMNA: LIBERTAD DE LÍDER, FALTA LA CHISPA DE CAMPEÓN

NO HAY PLAN PERFECTO
Claro que existen áreas de oportunidad, puntos por resolver. El primero es convencer a todos los dueños participantes en el Ascenso MX. Aún hay al menos cuatro que están en desacuerdo y creen que perderán su inversión. El segundo, son los jugadores que se queden sin trabajo por superarle límite de edad, un problema que debería atacar desde ya la desahuciada Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales, pero es incapaz.

El más importante, el que dará los verdaderos dolores de cabeza a los que plantean esta transformación: cómo convencer a la afición que por años ha seguido a sus equipos en el Ascenso y que verán truncado el sueño de aspirar a jugar en el Máximo Circuito. Ese es un gran problema que no parece tener solución.