opinion.felipe-morales.america-se-autodestruyo
Opinión

Felipe Morales

Con un estilo fresco y una pluma original, Felipe Morales nos cuenta las mejores historias del futbol desde su perspectiva periodística.

América se autodestruyó

2020-02-02 | Felipe Morales
Comparte en:

El América no se quiere; se autodestruye. Atenta contra los suyos. Tardas más en prepararte un sándwich, que lo que demoró un desorbitado Jorge Sánchez en hacerse expulsar. Pasaron 20 segundos y las Águilas ya volaban con las alas rotas. FC Juárez lo maximizó desde el colectivo y victimó a un Guillermo Ochoa bipolar. 

Porque Memo quedó retratado en una secuencia: primero sacó una pelota imposible con un lance supersónico, debajo de los tres postes. En la siguiente jugada, confirmó que le tiene pavor a los aires y le puso moño al primer tanto visitante. Eso es Ochoa: la certidumbre de la tierra y la duda de los vientos. 

Aunque al VAR se le estropeó desde hace tiempo el acierto, porque Lescano peinó hacia un adelantado Diego Rolán, éste no supo de indecisiones arbitrales y la mandó guardar. 

En ese momento del partido, Juárez olió la sangre y fue autoritario en él área rival. Se posó una y otra vez en el arco enemigo y lo dinamitó con sensatez. Lescano hizo el segundo el gol cerrando la pinza y abriendo el mar de las incertidumbres azulcrema. 

Después, Giovani fue un motor averiado en la definición. Llegó y erró de cara al marco en un mano a mano, después de una de sus acostumbradas y extrañadas galoparas.

El América tensó la trama. Fue más, porque el rival se tiró atrás y jugó a sus espaldas. Desde la frecuencia, el gol local era sencillamente por probabilidad. Y así fue cuando el ingresado Luis Fuentes ganó el primer palo y giró el cuello para enviar el balón al poste más lejano. 

Fuentes, de pasado puma, encendió la voz del Azteca; el partido se jugó en los últimos 25 metros hasta que Juárez hizo el tercero desde la puntualidad con la red de Bruno Romo.

Si Miguel Herrera ha sido la tenacidad hecha  remontada, ayer no lo fue. Su equipo se fracturó cuando Sánchez lo abandonó, desde el primer minuto, y perdió el partido en menos tiempo de lo que un americanista se prepara un cereal...