que-hacer-con-los-que-no-quieren-ir-al-tri

RECORDLogoRECORD

Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

¿Qué hacer con los que no quieren ir al Tri?

2019-05-16 | Alejandro Molina
Comparte en:

Son entre cuatro o cinco los jugadores que por alguna razón han decidido no venir a jugar la Copa Oro. Esto ha generado distintas opiniones sobre lo que tiene que pasar con ellos, desde los que piensan que no debe llamárseles más, hasta los que piensan que se les puede dar una oportunidad.

¿Debería ser el mismo rasero para todos? ¿Es la mano dura la que funciona? ¿Deberíamos considerar a cada persona en lo individual de acuerdo a su situación de vida?

Exploremos los dos escenarios:

El primero es un rasero claro: o se participa con total compromiso y las reglas planteadas o no se juega. Esta es una muy buena forma de disciplinar a un equipo y exigir la asistencia bajo cualquier circunstancia. Las ventajas de esta postura son lograr un involucramiento total de quienes asisten y lograr consistencia en el comportamiento de cada uno.

La pérdida para la Selección Mexicana si algunos jugadores decidieran no venir en alguna ocasión, debido a un valor superior según su criterio, es que, no contaremos ya con ellos. Ya sea por una situación familiar, requerimientos de sus clubes que influirán en su futuro o por su momento físico y mental, simplemente quedarían fuera del proyecto aún y cuando tal vez, fueran los mejores jugadores.

El dilema es qué tiene más valor, el disciplinar a un grupo o el buscar un proyecto y jugar con las variables existentes. Ahora, traerlos de forma forzada, ¿qué implicaría? ¿Deberíamos manipular a los jugadores, chantajearlos, presionarlos para que vengan? ¿Conviene vetar a un jugador por una circunstancia del presente y eliminar la posibilidad de involucrarlo en el futuro?

¿El profesionalismo implica tener que estar siempre? ¿Se puede reconocer que un jugador no está en su mejor momento? ¿Un jugador obligado dará su mejor fútbol?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LA SOBERBIA ES PELIGROSA 

El segundo es ver caso por caso, en esta situación habría que entender las razones que mueven a cada jugador y que el líder de la Selección pueda fungir como un verdadero mentor que ayude a profundizar, a entender la situación de cada uno, darles una perspectiva más amplia. Sentarse a platicar como adultos. Si se trata de una situación de peso, pero se logra un compromiso serio a futuro, podríamos apoyarlos y entenderlos por la realidad que viven. Si se tratara simplemente de un capricho, indisciplina o falta de lealtad pues por supuesto que no se consideraría la invitación nuevamente.

En este caso me parece que el objetivo es tener a los mejores jugadores en plenitud, tomar decisiones sin escuchar me parece un tema delicado cuando se habla de los mejores jugadores de México.

No hay una respuesta única a estas situaciones, yo sí creo que con los jugadores de élite es necesario un diálogo profundo para entender sus circunstancias y motivaciones.

Estimados lectores, la relación personal con cada uno de los miembros de nuestros equipos es fundamental para entender las razones que los mueven y lograr un compromiso ante cualquier situación.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.