opinion.carlos-ponce.renovarse-o-morir-en-el-ascenso
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Renovarse o morir en el Ascenso

2020-04-15 | CARLOS PONCE DE LEÓN
Comparte en:

Sin cambios, la Liga de Ascenso MX está destinada a morir pronto. Su realidad ya era crítica, y se agravó por el parón obligatorio ante la contingencia sanitaria que vive el mundo. No tenía otra salida: renovarse o morir. Lo entendieron la mayoría de dueños. Excepto los que viven casi por completo del apoyo de gobierno, como Correcaminos y Leones Negros.

El certamen vive tres problemas esenciales: no tiene desarrollo deportivo, no produce un espectáculo atractivo y no es negocio para ninguno de los dueños. Es una realidad que muchos no quieren aceptar.

De entrada, no hay producción de jugadores, es una Liga de promedio alto de edad en sus jugadores y carece de nivel que la haga valiosa, situación que ha quedado de patente en las Copas MX más recientes, en las que cada día le cuesta a los equipos de este circuito competir con los planteles parchados de Liga MX.

Otro dato demoledor, un plantel del Ascenso no compite: de los últimos 7 equipos que han ascendido, solamente han sido registrados 100 jugadores en el equipo del máximo circuito, de los 227 que habían registrado en la temporada que lograron subir. Ni siquiera la mitad.

En el tema del espectáculo, está claramente registrado en las pobres entradas a sus partidos, promedio que no pasa de cuatro mil asistentes: Cimarrones lleva apenas 1,805 personas a sus juegos; un histórico como Atlante promedia 2,713; Correcaminos, 3,463. Números patéticos.

Por último, el negocio: la Liga MX pudo comprobar que ninguno genera ganancias realmente y la mayoría opera en números rojos, luego de la documentación que entregaron los equipos a fin de buscar la certificación para ascender. Hay dos principales tipos de dueños: los que mantienen al equipo por pasión, motivados por el anhelo de ascender, y los que sólo administran el recurso que viene desde gobierno. Pero ninguno tiene una gestión ejemplar.

Siguiendo el camino que han recorrido hasta ahora, sería una Liga de ocho equipos para el siguiente torneo, pues al menos cuatro ya habían planeado salirse para dejar de perder dinero, y estaba condenada a extinguirse en unos cuantos años. Por eso, el cambio que está en puerta debe verse como la salvación a futuro de la división.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LOS COSTOS DE CANCELAR