opinion.carlos-ponce.los-costos-de-cancelar
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Los costos de cancelar

2020-04-13 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

El mundo deporte está trastocado y busca nuevas formas de sobrevivir a la pandemia, de mantener la cordura durante el tránsito en este largo túnel, soluciones que aparecen temporales, pero que podrían quedarse a futuro.

La industria deportiva fue valuada en 2018 en 471 billones de dólares, según un estudio del Foro Económico Mundial, un aumento del 45% desde 2011, con una clara tendencia de crecimiento hasta antes del parón por el nuevo coronavirus. Ahora, todos los elementos de la cadena ha sido afectados, desde atletas a equipos y Ligas, incluidos los medios de comunicación, especialmente los que transmiten los eventos.

Existen tres principales formas de ingresos en la industria deportiva en general: por transmisiones, por venta comercial y por día del evento; los jugadores más relevantes del medio se recargan sobre todo en la venta de derechos de televisión, como lo han demostrado las Ligas más grandes en los últimos cinco años.

El valor global de las transmisiones es de alrededor 50 billones de dólares, de los cuales, al menos el 60% es generado por 10 campeonatos, siendo la NFL la que más ingresa en el rubro, seguido por Grandes Ligas y la Premier League. Cada torneo monetiza de diversas formas este concepto, pero la mayoría tiene un contrato colectivo para repartir entre sus equipos, que tienen en este su principal ingreso.

Con este panorama, se entiende que cualquier parón tan prolongado como para cancelar temporadas haría imposible para los torneos y equipos cumplir los contratos con los ‘broadcasters’, y por tanto, no recibirían el sustento principal para mantenerse. Sería una catástrofe, de diferentes niveles, pero es la base del deporte profesional actual.

PANORAMA ATERRADOR EN EUROPA
El impacto de la contingencia ha sido duro para el futbol europeo: más de 4 mil millones de euros perdidos si se cancelan las temporadas en el continente, según un estudio de KPMG. La Premier League es la más afectada, con 92 partidos por jugar, si no culmina el torneo sus pérdidas ascenderían a 1,250 millones de euros, explican los analistas financieros. Le siguen La Liga (950 mde) y Bundesliga (750 mde). Catastrófico.

“Hoy luchamos por sobrevivir”, explicó Christian Seifert, CEO del campeonato alemán a NY Times, “50% de los clubes de Segunda División están en peligro de ir a la bancarrota”. Un golpe del que ni el futbol germano se podría recuperar.

Incluso la opción de regresar a jugar sin afición en las gradas ha sido adoptada por los torneos del Viejo Continente, en cuanto se pueda. La Bundesliga tiene pensado arrancar a mediados de mayo, con máximo 240 personas por partido, entre equipo de logística, de televisión y de los equipos que juegan. El golpe sería mucho menor.

En España, que había calculado con cancelación una pérdida de más de 900 millones de euros, han estimado que sin público en los estadios el costo sería de poco más de 300 mde, un sacrificio que bien vale la pena.

Los derechos de transmisión en México tienen un valor alrededor de 200 millones de dólares, y se estima que si se cancela el actual torneo, se perdería casi la mitad. Impensable. Sería una tragedia histórica.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: A LO LEJOS, SE VE LA LUZ

SOLUCIONES QUE PUEDEN QUEDARSE
No sólo en México encontramos en los videojuegos en línea una solución temporal durante la contingencia, sino que las Ligas deportivas más relevantes del planeta también lo hacen.

Por ejemplo, la NBA puso a jugar a basquetbolistas de todos sus equipos el ‘NBA 2K’, con transmisiones también desde sus casas, y también acordaron lanzar otros contenidos como el documental de Michael Jordan. Además, hay algunas ‘reuniones virtuales’ a través de redes sociales con exjugadores y con el impulso de medios de comunicación aliados. Y así muchos torneos.

Nunca será lo mismo, pero sirve para mantener la atención, para seguir juntos a la distancia y ojalá que sirva para dejar un torneo que puede convertirse en algo permanente.