futbol.futbol_nacional.liga_mx.cruz_azul.la-maquina-jugara-en-el-azteca-y-el-azul-sera-demolido

RECORDLogoRECORD

La Máquina jugará en el Azteca y el Azul será demolido

Vista panorámica del Estadio Azul
Vista panorámica del Estadio Azul | Foto: RÉCORD
El conjunto cementero no renovará su contrato de arrendamiento y para el 2018 se mudará al Coloso de Santa Úrsula
2016-08-03 | ANDRÉ LEDEZMA
Comparte en:

El Estadio Azul será demolido en 2018 para dar paso a un complejo que albergará una plaza comercial y un hotel. Cosío Family, conjunto empresarial propietario del inmueble, optó por derrumbarlo ante la negativa del Cruz Azul para renovar su contrato de arrendamiento.

Un nuevo acuerdo implicaba a La Máquina pagar más por la ‘renta’ de su actual casa y por ello se negó a aceptarlo, aunque deberá pagar una multa por el concepto de no renovación. Con la partida de su último ‘habitante’ y sin otro equipo deportivo en la Ciudad de México capaz de pagar por su uso, los dueños del recinto decidieron dar un giro a ese espacio. El destino de La Máquina será el Estadio Azteca, su antiguo hogar, donde compartirá la localía con el América.

Once inicial de Cruz Azul para enfrentar a Rayados en la J3

Cruz Azul ha jugado en el inmueble de la Colonia Nochebuena, originalmente llamado Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes, desde 1996 y lo hará por otros tres torneos, además del Apertura 2016 actual. Una vez terminado el contrato de arrendamiento, al finalizar el Clausura 2018, el recinto inaugurado en 1946, el más antiguo de la Liga MX, desaparecerá. Grupo Carso Infraestructura y Construcción será el encargado de la obra de demolición.

El proyecto que se edificará en el lugar donde se encuentra el Estadio Azul contará con una plaza comercial debajo de un hotel de 220 habitaciones. Grupo Hotelero Las Brisas, propiedad de la familia Cosío, será el encargado de construir y operar el complejo.

Excelente ángulo del Estadio Azteca

A diferencia del Azul y pese a su antigüedad, el edificio ‘hermano’, la Plaza de Toros México, no desaparecerá; su dueño, Antonio Cosío Pando, tiene un fuerte vínculo sentimental con el coso y prefiere conservarlo.

Tanto la Plaza de Toros como el estadio de futbol eran las piedras angulares de la ‘Ciudad de los Deportes’, proyecto de la década de 1940 para conformar una gran área de práctica deportiva para la capital, el cual no pudo ser concretado.