opinion.david-faitelson.desinflemos-el-globo
Opinión

David Faitelson

David Faitelson es dueño de un estilo duro, pero frontal al momento de dar opiniones, que incluso le han traído choques con algunas figuras.

Desinflemos el 'globo'

2020-05-05 | DAVID FAITELSON
Comparte en:

Desinflemos el “globo”. Caerá.  La caída puede ser precipitada, brusca, pero no trágica. Después, ese “globo” volverá a emerger y volará en su justo nivel, sin turbulencias y en medio de un soñado equilibrio… 

Los “nuevos tiempos” que propone el futbol mexicano podrían plantear -al mismo tiempo- opciones más interesantes para el olvidado y hasta abandonado futbolista mexicano.

“Vamos a tener que ponerlos a jugar”, dice el entrenador del León, Ignacio Ambriz.

Y no es un “consuelo de pobres”, pero el hecho de que se suprima el descenso podría o debería generar una mayor -llamémosle- “tranquilidad” en los clubes que, a su vez, propicie el mantenimiento de proyectos a largo plazo. Existirá, además, un “desinflamiento” -por así llamarle- de las nominas para adecuarse a los nuevos tiempos económicos. Y se supone, solo se supone porque a veces ello no es verdad, que el jugador nativo es más barato que el extranjero. Los equipos se verían obligados a utilizar, para afrontar la irrefutable recesión, futbolistas jóvenes procedentes de su cantera.

Espero que ese termine siendo el mensaje que indirectamente envía el futbol. El otro camino destaca el mantenimiento de la política de contratación de extranjeros a raudales -porqué al final resultan más baratos que los propios mexicanos- o porque favorecen un negocio -podría acercarse a denominarse como una corrupción- de promotores, directivos y hasta entrenadores. La “mafia” que el futbol mexicano niega y reniega, pero que, indudablemente, existe. 

Lo que es indudable que es el futbol mexicano afrontará nuevos retos tras la decisión de erradicar el ascenso y el descenso y tras la crisis de la pandemia. El futbol necesita contraerse y volver a estándares reales. No se podían seguir pagando esos sueldos inflados ni mantener nóminas tan elevadas. Puede y debe seguir siendo un negocio lucrativo, pero basado en ciertas estructuras, en reglas claras y en el respeto a proyectos sustentables a largo plazo. 

El futbolista mexicano necesita más oportunidades en el campo de juego. Esta crisis puede alentar a que los clubes pongan más atención -lo que no lo hacían- en el desarrollo de sus fuerzas básicas, en la detección de talento y que entiendan -estoy seguro que lo saben- que el formar jugadores puede ser, además de un negocio lucrativo, un punto que mejorara al nivel general del futbol mexicano. Si hay más y mejores futbolistas, la Liga crecerá, la exportación a Europa se incrementará y la selección tendrá más opciones para cuando a nivel internacional deba mostrar sus avances y bondades. Todo ello, debe convertirse en un el circulo virtuoso que tanto busca la industria del futbol. El bendito equilibrio entre la calidad y el negocio, que, en México, lamentablemente, ha perdido proporciones.  

Es tiempo de “pinchar” el “globo”. Habrá caída. Júrelo usted que la habrá. Luego,  si se hacen bien las cosas, volverá al nivel que le corresponde…

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EN EL LIMBO