opinion.blog.luis-garcia.jesus-gallardo-edificar
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Jesús Gallardo, edificar

2020-10-13 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Han pasado varios años de tus primeros escarceos con la pelota, y hoy se puede decir que eres un futbolista redondo, un futbolista serio, un futbolista maduro.

Tu transitar fue extraño, confuso incluso, de ser un extremo derecho con obligaciones exclusivas de desborde y ofensivas, fuiste mutando hasta convertirte en un lateral izquierdo equilibrado, que combina con inteligencia el ataque y la defensa.

No se puede decir que la tuviste fácil, por más que la demarcación de lateral izquierdo en nuestro país es prácticamente desértica, durante múltiples años habilitaron jugadores en esa posición, tú mismo fuiste una especie de implante, el cual a diferencia de muchos otros, tuviste una buena adaptación. Y en la actualidad eres el amo y señor de dicha pradera en Monterrey y en la Selección Nacional.

Uno de tus mentores y precursores de tu meteórico ascenso fue, sin duda, Juan Carlos Osorio, que fue un necio; bien entendido el concepto, en apostar por ti, y por tu mayúsculo juego aéreo. En ocasiones fue tomado a burla, el que hayas sido apoyado por poseer un eficaz juego por arriba, pero si en algún rubro el representativo mexicano ha sido vulnerable, es exactamente en ese tópico, que tú manejas como una deidad. Pero encasillarte en ese escaño, resultaría pueril, resultaría básico, verte jugar a la pelota hoy es causal de satisfacción, de gozo, de admiración.

Inicié este texto refiriéndome a tu madurez, rasgo elemental para triunfar en cualquier profesión u oficio, en tu camino a dicho sitio, te encajaste varias espinas, tu transformación fue dolorosa, se te percibía incómodo, como si estuvieras pidiendo permiso para hacer tu trabajo. Al final lo lograste con mención honorífica, llevas ya 44 partidos jugados con la Selección Nacional, y eso que tu primer embarque fue por ahí de 2016, no hace mucho tiempo.

Y aun así estás en plena zona de aprendizaje, tienes 26 años cumplidos en agosto, así que la etapa de máxima luminosidad la tienes todavía a un par de años de distancia. Pero mientras eso sucede cada vez que te lo permiten o puedes, confirmas tu sólida caminar, y el partido ante Países Bajos fue otra muestra más.

Ya hemos hablado hasta el cansancio de la limitada frecuencia de enfrentamientos que se tienen con rivales de la envergadura de los Países Bajos, así que al no haber costumbre de rozarse al máximo nivel, cuando vienen esos duelos, no es sencillo ponerse en modo alto rendimiento.

Pues bien, tú fuiste uno de los jugadores mexicanos que hizo el cambio sin mayor dificultad, te mandaste un partido completo, ganaste en los duelos individuales ofensivos y defensivos, tuviste un descomunal despliegue por toda la banda izquierda, cubriste brutales zonas del campo, y cuando tuviste que recurrir al mundano escenario de la fortaleza física, también impusiste condiciones, fuiste absoluto dominador de tu parcela, y sin despeinarte.

Tu perfil es bajo, no eres de los que gusta andar de estridente sin sentido, lo tuyo fluye de la mano de la cordura, alejado de reflectores, preocupado por cuestiones medulares, y no los flecos. Tu madurez se percibe dentro y fuera de la cancha, has equilibrado hasta eso, es por ello que sin ser 'figurín', eres ya un referente en el futbol nacional, y con la Selección Nacional, eres uno de los líderes y encargados en consolidar la depuración en dicha cofradía.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ALFREDO TALAVERA: FARAÓNICO