promesas-y-franquicias-a-la-vista
Opinión

José Ramón Fernández

Con casi 50 años de experiencia, José Ramón Fernández es el máximo referente del periodismo deportivo en México y ahora puedes disfrutar su opinión en RÉCORD

Promesas y franquicias, a la vista

2020-04-16 | José Ramón Fernández
Comparte en:

Las frases que se han desplegado en los medios, de los jugadores de la división de ascenso, Como decir: “esto no es un juego”, “es mi trabajo”, “piensa en nosotros”, “piensa en los jugadores”, “es un golpe brutal para el futbol”;  que los jugadores prendan veladoras para que subsista la división de ascenso. No.

Esto ya estaba decidido desde hace tiempo. Se venía dando un golpe perfecto a la división de plata. Vamos, los dueños de clubes, se comportan como dueños, como tales, es un negocio, es una inversión y lo protegieron,  simplemente dijeron: “aquí las franquicias que valen  no pueden bajar mi tener problemas de descenso por ningún motivo, porque le hemos invertido mucho dinero, hemos invertido en jugadores”, en fin. Algunos han invertido más, otros menos, algunos han invertido hasta en estadios de futbol para mantener una buena franquicia, otros únicamente ha comprado un porcentaje del estadio, como el Atlas; otros, como el Puebla, heredan problemas de pagos, de mal manejo; y poniendo por delante los derechos de televisión, con eso se han hecho de equipos de futbol coma tranquilamente.

Los 18 equipos, los que están arriba, en medio y abajo, Se protegieron, dijeron: “estas son las franquicias quemado que más vale en el futbol mexicano y de aquí no nos movemos”, y copiaron, irónicamente, el estilo de la MLS.

La MLS es una Liga en expansión, que cada día tiene más equipos, que está regada por todo el territorio americano, que es grande, la última franquicia es Miami; está en ciudades importantes y va caminando, va creciendo, ha crecido más, posiblemente, en su expansión y su mercadotecnia, su logística, sus contrataciones franquicia, su público, sus estadios a la medida, que en cuanto a calidad. Pero en algún momento tendrán calidad y saldrán jugadores de Estados Unidos para alimentar a la selección en las copas del mundo.

Pero ¿por qué los dueños hicieron esto? Primero por la presión de mentes maquiavélicas, porque las hay, que piensan únicamente en el dinero y no les importa absolutamente nada lo deportivo, lo futbolístico, el público, no les importa nada de nada. Ellos ponen su dinero y quieren que retorne más dinero de lo que pusieron, y por lo tanto pensaron en quitar el descenso, ya se hizo. Primero quitaron el porcentaje, después, para que no se fuera el equipo que terminaba en último lugar, le pusieron una cantidad muy alta, seis millones de dólares apagar, los pagaba y se quedaba en Primera División. Pasó con el Veracruz.

Hay gente que se mete al futbol con unos cuantos centavos y no puede porque el futbol es un negocio gigante, en expansión, sólido, fuerte, como en otros países, y que en este momento está sufriendo porque algunos tienen una nómina muy elevada, otros no tanto, vamos, no son empresas que tenga que mantener a miles de trabajadores, mantienen cuando mucho a 50 trabajadores, entre jugadores, que son los que más ganan, entre jardineros, ayudantes, administrativos, directores técnicos, son empresas pequeñas en cuanto a personal, su nómina es alta por jugadores que cobran más de lo debido, mucho más.

Pero en México, quite usted  a Guillermo Ochoa y a algunos más que andan al año en cuatro millones de dólares y los de más cobran muy por debajo de eso, y en la División de Ascenso, pero muy por debajo de eso.

La idea de todo esto es que el Ascenso se convierta en una división de promesas, pero no de futbolistas, para eso tienen su cantera los equipos, no, que se convierta en un generador de franquicias.

Los equipos que se mantengan en la división de promesas, con el tiempo, cuatro, cinco o seis años, gasten lo necesario e inviertan en tener fuerzas básicas, un muy buen equipo de futbol para que puedan pelear en Primera División, en tener un estadio de más de 30 mil espectadores, en tener todo lo que tienen algunos equipos de Primera.

Esas franquicias serán vendidas en el momento que los 18 monopólicos dueños que formen el comité de Primera División, decidan que puedan subir, van a escoger a una o dos para llegar a 20, pero se van a quedar en 18 por mucho tiempo, porque no va a haber empresarios que quieran meterle dinero a un equipo, cuyo premio no va a ser subir de categoría sino formar jugadores jóvenes, algunos serán absorbidos por equipos de Primera División, y ahí seguirán, con público o sin público, no les importa si hacen estadios grandes o chicos, difícilmente llegará un inversionista que quiera construir un estadio para montar un equipo de futbol que le cueste tal cantidad, en Mazatlán, en Tamaulipas, en Yucatán, en donde sea, nadie lo va a hacer.

Esto se va a volver un generador de  franquicias, si algunas valen la pena serán tomadas en cuenta, si no, se cerró el circulo, 18 equipos, nadie sube, nadie baja y por lo tanto el futbol se volverá más conformista, bajarán los sueldos, habrá un tope salarial y los dueños encantados porque le invierten lo necesario al equipo para dar un espectáculo relativamente importante y mantener una liga que esté ahí.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LA COLUMNA: EL FUTBOL NO DEBE DE EMPEZAR NI ANTES NI DESPUÉS

Van a jugar contra equipos de Estados Unidos, contra equipos de la Concacaf, no van a jugar contra equipos de Conmebol, cerraron esas puertas y giraron hacia el mercado americano, porque estos 18 socios, unos más fuertes o más inteligentes que otros, saben que de aquí al 2026, tienen que portarse muy bien con el vecino, porque tiene los derechos del Mundial, tiene la organización del Mundial y que amablemente ha cedido diez partidos a México y diez a Canadá, no van a pelearse con ellos, al contrario, van a cerrar filas y con el tiempo no sería nada raro que se junten las dos ligas, si la FIFA lo permite, y hagan un torneo conjunto, por lo tanto, les estorbaba la División de Ascenso, no les sirve para nada.

Lo que va a generar la división que desapareció son: promesas y franquicias.