opinion.ignacio-suarez.atlas-el-peor-negocio-de-salinas-pliego

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Atlas: el peor negocio de Salinas Pliego

2019-03-13 | Ignacio Suárez
Comparte en:

En el 2013, Atlas vivía una de sus tantas crisis económicas. El equipo era un caos, tenía deudas por casi 334 millones de pesos, así que sus 124 socios decidieron vender a TV Azteca, de Ricardo Salinas Pliego, por 500 millones de pesos todos sus activos de futbol. El equipo, la marca, las Fuerzas Básicas y 25 por ciento de sus acciones como propietarios del Estadio Jalisco. Así que luego de pagar deudas e impuestos, cada socio se quedó con 570 mil pesos en la bolsa, sin deudas y sin equipo.

Cuando se confirmó la venta el 13 de diciembre de aquel 2013, todo fue felicidad e ilusiones. Sus plegarias habían sido escuchadas, decían los fieles aficionados rojinegros. ¡Seremos finalmente grandes! La ilusión de que un nuevo campeonato finalmente llegaría con este nuevo y poderoso dueño, les provocaba casi un éxtasis.

En su cuenta de Twitter, @RicardoBSalinas, hizo el anuncio: "Es un privilegio, un compromiso y una gran responsabilidad darle a la afición rojinegra y al Club Atlas el apoyo que se merecen". Por su parte, Gustavo Guzmán, a quien le encargó la misión de hacer rentable esa gran inversión, estaba también eufórico: “La compra ha despertado mucho entusiasmo en los aficionados y esperan mucho de nosotros, y ahora nuestra chamba es cumplirles todo lo que esperan, porque tiene muchos años sufriendo…”,  declaró a TVC Deportes en aquel diciembre.

 

 

¿Quién era y de dónde sale Gustavo Guzmán? Pues es un hombre de toda su confianza de Salinas Pliego, pero contrario a lo que se afirma, sin NINGÚN lazo familiar consanguíneo, pero sí con estrechos lazos laborales. Hay quien refiere que trabajaron en conjunto en la empresa de aparatos de telecomunicación de mensajes por escrito llamado Beeper, fue alto ejecutivo de ventas en la televisora y posteriormente fungió como CEO de la telefonía en Iusacell, donde quiero suponer que hizo las cosas bien, algo que NO ha sucedido en su paso por los equipos de futbol del grupo.

A finales de la década de los 90, Ricardo Salinas lo acercó a Álvaro Dávila, quien ya estaba en el Morelia, para “aprender” del negocio del futbol, al que tuvo que ingresar para poder tomar decisiones en Doña Fede, que en ese tiempo estaba bajo el control absoluto de la Televisora de Chapultepec, por conducto de Alejandro Burillo.

En un inicio fue Moisés Saba la parte ejecutora de la incursión de TV Azteca al negocio del futbol. Él compró al Morelia en 1996 y después al Veracruz. Saba Masri (QEPD) fue un amigo y socio de Ricardo Salinas, un hábil y sagaz empresario que decidió abandonar el negocio meses después. La salida de Saba provocó la llegada de Guzmán al futbol y con un inicio desastroso.

Gustavo Guzmán fue nombrado presidente del equipo Veracruz y el equipo perdió la categoría, curiosamente perdiendo ante el Atlas en la 1998-99.  La historia con Morelia, al mando de Álvaro Dávila, era muy distinta, ya que al año siguiente logró levantar el título. Por cierto, el único trofeo del Grupo Salinas en la Liga y ahí estuvo Guzmán para sacarse la foto.

La poca fortuna y conocimientos del futbol eran evidentes, pero Guzmán ganó terreno entorno a los asuntos de los derechos de Televisión que mucho le interesaban a Salinas Pliego; en ese tenor, con obtención de los derechos de TV de la Selección, se dio la firma del 'Pacto de Chapultepec', que consistía en que las televisoras NO podrían “piratearse” u ofertar por derechos de TV a los equipos firmados por su competencia. Es decir, si un equipo estaba con Televisa, NO sería tentado por una oferta por TV Azteca y viceversa, simplemente se los repartieron y así funcionaron por años, hasta que llegó la rebelión del Pachuca, que partió el duopolio.

Salinas Pliego pensó que Guzmán finalmente había aprendido a administrar también un equipo, por eso le confió el Atlas. La intención del Grupo era consolidar a TV Azteca en Occidente, donde tenía poca penetración y el mercado era casi absoluto de Televisa. La idea era explotar el mercado, crecer en las tiendas y servicios del grupo por todo el estado. El mercado creció, pero está muy lejos de las expectativas de aquel 2013.

¿Dónde y cómo estaba el Atlas cuando lo compró TV Azteca en aquel diciembre? Temporada 2013-2014, el Atlas acabó 16 del cociente con 109 puntos de 102 juegos (306 puntos) dando 1.0686 por encima de Veracruz y (1.0588) y Atlante (0.9607), este último se fue al Ascenso MX.

¿Dónde y cómo esta ahora el Atlas en la era Gustavo Guzmán, SEIS AÑOS DESPUÉS? En la actual temporada, Atlas ocupa el lugar 15 del cociente con 109 puntos de 95 juegos (285 puntos) dando 1.1473 por encima de Puebla (1.1368), Querétaro (1.0842) y Veracruz (0.8315).

Y peor aún, seis años y 500 millones de pesos después, si en este momento terminara la temporada, el Atlas estaría en la posición 16 del cociente empatado con Gallos de Querétaro y sólo por encima de Veracruz, que empezaría con un cociente de cero. Seis años después el Atlas se jugará el descenso el año próximo, mejor dicho, se jugará el evitar el pago de 120 millones de pesos. 

El panorama de la porcentual para el Atlas

Si este escenario le parece terrible, los números que nos presentan nuestros amigos de estadísticas de @Golesycifras le resultarán abominables. En 10 torneos, ya con TV Azteca y Gustavo Guzmán, Atlas ha disputado 178 juegos, de los cuales ha ganado 57, empatado 46 y ¡perdido 75 partidos! Con una diferencia de goles de -50. Difícilmente se puede estar peor.

Los torneos de Atlas en la gestión de TV Azteca

Y esto tampoco parece ser lo peor, si hablamos de rentabilidad y negocio. Recordemos que el Atlas fue comprado en 500 millones de pesos en el 2013, unos 40 millones de dólares al tipo de cambio de la época. Pues les tenemos malas noticias al Grupo, ya que en estos seis años o 12 temporada, el equipo ha comprado 59 jugadores, en la lista que nos comparte nuestro gran amigo y admirado estadístico Jorge Witker.

Los fichajes de Atlas en la Era TV Azteca

A juicio de varios representantes consultados, por el precio de los gastos de esta lista de 59 jugadores, la mayoría habla de una cifra superior a los 120 millones de dólares. Es decir, Salinas Pliego y su Grupo pudo haber comprado dos o tres veces el Atlas y aún con esa inmensa inversión el equipo se jugará el descenso.

Por supuesto que ha tenido ingresos, se han vendido algunas de sus joyas: Jesús Madueña, Javier Salas, Bryan Garnica, Daniel Álvarez, Rodrigo Salinas, Milton Caraglio, entre otros, pero en la suma de los ingresos y los egresos, estos últimos se triplican con resultados deportivos terribles.

Si hablamos de técnicos, el asunto NO es positivo. En los seis años, contando ya a Leandro Cufré y los interinos, suman 10 en total ¡más de uno por año en promedio!

Los estrategas del Atlas desde que TV los tomó

Y la situación de los directores deportivos va de lo sublime a lo ridículo: Heriberto Ramón Morales, Alberto de la Torre, Severiano García, Fabricio Bassa y ahora Ignacio Hierro. Sobre este sector hay una historia que, de ser cierta, sería lo más grotesco que le haya sucedido al equipo en su historia.

Resulta que en febrero del año pasado, con el equipo en último lugar, Gustavo Guzmán presenta a un desconocido uruguayo Fabricio Bassa, como director deportivo, con un currículum más que mediano, realmente infame. Nadie se explicaba de dónde había salido, por qué había sido elegido, quién lo había recomendado.

En diciembre pasado, después de muchos intentos, pudimos contactar a Marcelo Bielsa, y entre otros temas preguntamos sobre su recomendado Fabricio Bassa, a lo que sorprendido preguntó: ¿Quién es ese chico del que me hablas vos? Supe entonces que NO lo había recomendado. Cobró entonces fuerza en mi cabeza la historia que me contó un representante argentino que muerto de risa me relató que se habían “chamaqueado” a Gustavo Guzmán: “Un pibe consiguió el teléfono del dirigente. Fingió la voz, se hizo pasar por Marcelo, le recomendó a Bassa y listo: '¡contrato firmado!'”. Y aunque de entrada me reí como loco junto con él y no lo creí, el desconocimiento de este personaje por parte de Bielsa, me hicieron pensar en la posibilidad de que esta anécdota fuera cierta. Eso simplemente explicaría lo inexplicable.

Y no es la única historia similar que se cuenta de este personaje. Lo cierto es que los números juegan y desnudan una pésima administración de manera brutal. Hoy, este Atlas está peor que hace seis años, antes por lo menos tenían la coartada de adeudos, hoy ni eso.

Ante tan abominables y contundentes números, sin una relación consanguínea, nadie se explica cómo el que encabeza este proyecto sigue al frente. Cuando se compró el equipo, los socios tenían una deuda de 334 millones de pesos. Nos dicen que este Atlas, de TV Azteca, tiene cuentas por pagar para julio de 2019 de casi esa misma cantidad y estos boquetes le hacen que los otros equipos del Grupo, como Monarcas y Puebla, no tengan dinero para reforzarse.  

¿Por eso se mantiene en el cargo Gustavo Guzmán? ¿Acaso a Ricardo Salinas Pliego o a Benjamín Salinas NO les importa perder ese dinero o no les preocupa? ¿Los dueños tienen otros números? Sin duda, todo un caso para un misterio sin resolver.  

Pero NO todo son malas noticias, también hay un punto optimista en torno al Atlas: ¡Ya falta menos de un año para que sean campeones”, por lo menos eso prometió Gustavo Guzmán el 15 de agosto del año pasado! ¡Animo!,  ya falta menos.

“Recuerda que los más importante respecto a cualquier empresa, es que los resultados no están en el interior de sus paredes. El resultado de un buen negocio es un cliente satisfecho”,  Ferdinand Drucker