opinion.ignacio-suarez.diana-la-chica-que-vencio-el-tabu

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Diana, la chica que venció el tabú

2018-12-05 | IGNACIO SUÁREZ
Comparte en:

Con Amor para mi princesa Sandy, por su cumpleaños.

Para Diana, su mundo y su gran ilusión de cada tarde es poder acompañar y ver a su hermano entrenar en las fuerzas básicas del Toluca en Metepec. Antes de eso, en su modesto hogar, ella ayuda a enrollar las vendas, a que no falte el short, las calcetas, las playeras; mientras lo hace, sueña… “algún día estaré preparando mi propia maleta, podré entrenar como mi hermano, jugaré con la Selección, ¿por qué no?”.

Ella quizá como nadie de sus amigas, de sus compañeras de la escuela, ama el futbol por sobre todas las cosas. Pero, es mujer y a pesar de lo que se diga, no es bien visto por la mayoría, por una sociedad que pese a todo lo que se diga sigue siendo machista. Para una mayoría, que una niña juegue al futbol significa ser discriminada de inmediato con el calificativo de 'marimacha', a veces en la escuela, a veces los vecinos, a veces a gritos, muchas veces en silencio.  

Una mayoría de padres se daban golpes de pecho cuando su 'princesita' les decía que quería jugar futbol: “¡Cómo futbol!. Eso es un deporte para hombres. Te pago clases de gimnasia, de tenis, de natación, etc., eran algunas de las cantaletas que tenían que soportar en diferentes puntos del país, algunas niñas que compartían la pasión de Diana por el futbol. Lo más increíble del caso, lo más vergonzoso quizá es que no estamos contando una historia de la década de los 50's o de los 60's. ¡Estamos hablando de los primeros años del Siglo XXI!  

Su fervor por el futbol era tan grande, que los padres de Diana se negaron a ser uno más de esa retrograda mentalidad machista y decidieron apoyarla, darle alas a su pasión. Las preguntas eran: ¿Dónde?, ¿cómo?. En las escuelas públicas no existía el futbol femenil, es más ni estaba considerado como competencia en los torneos regionales o estatales. ¿Alguna Liga infantil femenina en Toluca?. ¡Ni soñarlo!. La economía familiar no daba para viajar al Valle de México o a la CDMX, donde ya existían algunas.

El único camino era pedir el favor que, en las escuelitas del club, le permitieran jugar con varones que al inicio la veían como bicho raro. Lo peor del caso es que ese bicho raro, al entrar en la cancha se convertía en una verdadera pesadilla para sus rivales hombres. Diana jugaba sin ningún complejo de género, pedía la pelota, driblaba, tiraba con decisión al arco y no dudaba ni un segundo en jugarse la piel de las rodillas o el muslo en una barrida temeraria para recuperar el balón.

Si por alguna razón recibía un pelotazo en la cara, no lloraba. NO se quejaba de alguna patada mal intencionada de un 'compañero' que quería imponerse con la fuerza de su género. Diana era una mujer 'muy mujer', no les iba a dar el gusto de verla llorar o quejarse. Pensaba que eso haría que la sacaran del equipo, que no la dejaran jugar más y eso no lo iba a permitir. NO hace falta que les cuente el golpe al ego de sus compañeros, cuando ella llegaba a marcar algún gol.

Todo ese primer desarrollo de Diana fue observado a la distancia por Jaime Valdés Arriaga, este gran técnico y extraordinario formador increíblemente hoy desperdiciado, y quien en ese momento llevaba las riendas del equipo de su hermano en Fuerzas Básicas. Este aprovechó una visita de la Selección Femenil a Toluca para pedirle a Leo Cuéllar que observara a Diana, que la rescatara porque ahí no tendría cabida en el futuro.

Cuéllar escucho a Valdés, la vio, lo convenció y de inmediato la convocó a integrarse a una Selección Femenil de menores que estaba formando y que darían paso a una Sub 17 con el tiempo. Diana y su familia no cabían de felicidad ¡jugaría en una Preselección Nacional!, y vaya surrealismo: ¡en un equipo sólo de mujeres!.

Pero el sueño era intermitente. Era el año 2007 y para los dirigentes de Doña Fede, invertir en mantener entrenando todo el año a selecciones femeniles era considerado tirar dinero a la basura, un absoluto desperdicio: “Las niñas no producen nada y sólo generan muchos gastos”, fue la cantaleta que se cansó de escuchar Leo Cuéllar, muchos, muchos años.

¿Cómo mejorar si no tenemos siquiera una Liga?, ¿cómo hacer competitivo al futbol femenil de México que se elimina contra potencias mundiales como Estados Unidos y Canadá?, ¿cómo hacer un equipo, una selección a futuro, si sólo tengo presupuesto para alimentación y hospedaje de las niñas en el CAR un mes al año, cuando están de vacaciones?, ¿cómo compiten, dónde pueden entrenar el resto del tiempo?.

El técnico Jaime Valdés encontró pronto una solución. Con el argumento de que era ya una seleccionada Nacional Femenil, se inventó que Leo Cuéllar le había pedido que entrenara con las Fuerzas Básicas de la categoría Sub 15 que el dirigía en el Deportivo Toluca. Nadie descubrió esa 'mentira piadosa' y esta surtió efecto; entonces Diana González Barrera se integró de lleno a los entrenamientos y juegos de la categoría, donde pronto se convirtió en la líder del grupo.

Tenía entonces casi dos años más que sus compañeros varones, quienes al verla jugar, mandar y meter la pierna, no dudaron de su liderazgo. Se convirtió en el 'monitor' del técnico, que cada que ponía un nuevo ejercicio elegía a Diana para ejemplificarlo. Nadie le había regalado nada, todo se lo había ganado a pulso.

De aquel grupo Sub 15 del Toluca, con quien Diana compartió muchos meses, varios debutaron en el Máximo Circuito y están activos: Diego Gama, Iván Zamora, Aldo Benítez, entre otros. NO era una camada de troncos y ella nunca desentonó, por el contrario.  El técnico les pedía que la trataran a ella como 'uno más', sin arroparla, sin consentirla. Se trataba de formarla, de que creciera, de que este paso sirviera para competir cuando le tocara el turno de ir a la convocatoria de la Selección Femenil y ganarse un lugar, como sucedió.

Diana, en el círculo, junto al técnico del conjunto de Toluca

 

Pero aún siendo seleccionada y mundialista, el futuro de Diana en el futbol era incierto. Por la edad ya no habría más Jaime Valdés ni le permitirían entrenar con equipos profesionales varones. Su única posibilidad era conseguir una beca en alguna Universidad privada del país o de los Estados Unidos. Esta llegó por parte del Tecnológico de Monterrey Campus Estado de México, donde se convirtió en la baluarte y símbolo. Ahí terminó y se graduó. Posteriormente la UDLA la becó para estudiar una Maestría en Administración.

Fue apenas hace dos años, en diciembre del 2016, que Doña Fede decidió finalmente 'apostar' por el abandonado futbol femenino y obligó a los equipos a invertir en la formación de un equipo femenil. La Liga entonces viviría su primer torneo, finalmente Diana González cumpliría el sueño que jamás pensó pudiera cumplir: ¡ser jugadora profesional en México!.

Leo Cuéllar, nombrado técnico del equipo femenil del América, no dudo en llamarla para ficharla. La próxima semana, Diana buscará levantar la Copa y ganar su primer título cuando enfrenten en la final a los Tigres, que van por el bicampeonato. Lo impensable sucedió, su sueño se cumplió.

Esta historia de Diana es una historia de éxito, una de tantas que hoy existen, pero también es cierto que hay cientos de otras que no tuvieron ese final feliz, por falta de oportunidades, de desarrollo, de infraestructura del futbol femenil, y no, no estamos hablando del siglo pasado, sino de este.

Quise escribir esta historia, para que usted apreciable lector junto conmigo, dimensionemos el tamaño del logro obtenido por la Selección Sub 17 en el reciente Mundial de Uruguay, donde de la mano de Mónica Vergara obtuvieron el Subcampeonato del mundo cayendo ante España.

Se perdió ante España es cierto, pero, ¿se le puede llamar derrota al caer tomando la iniciativa, poniendo contra las cuerdas a una potencia mundial como lo es la representación ibérica cuya Liga del futbol profesional femenil en España, base de esta selección, inicio en 1989?. Ellas tienen una infraestructura y desarrollo de casi ¡veinte años!  Las nuestras de apenas ¡dos torneos!.

El futbol femenil de México compite en una desigualdad terrible. A diferencia del balompié masculino donde para los nuestros calificar a un Mundial debe ser considerado una obligación por que la CONCACAF es de las Confederaciones más débiles del mundo, por la calidad de sus rivales, en la rama femenil, es todo lo contrario porque Canadá y Estados Unidos son potencia MUNDIAL.

Nuestras vecinas, en el futbol femenil, han ganado cuatro medallas de oro y una de plata de los últimos seis Juegos Olímpicos, que han sido tres veces Campeones del Mundo a nivel mayor, y que toda la historia solo han perdido tres veces en ellos. Dimensionemos contra y en qué condiciones se compite en una relación entre tiempo, condiciones y resultados.

 

Nuestro futbol femenil ha tenido logros inmensos a pesar de estar en pañales en muchos rubros. Lo cierto es que aún está lejos de ser negocio, todavía no genera ingresos suficientes para ser siquiera autosuficientes en logística, administración y sueldos, que son muy bajos. Los derechos de Televisión se regalan prácticamente a cambio de ser trasmitidos, lo sorpresivo es que han generado más rating que algunos juegos de la Liga y más que el futbol francés o el portugués que se trasmiten en cadenas de paga, como lo consigné en columnas anteriores.

Aún así, con ese impactante rating, los anunciantes siguen siendo 'machistas', se rehúsan a apostar por patrocinar el futbol femenil, lo hacen muy pocos y a cuenta gotas. Con todo y esas entradas, a los clubes todavía les cuesta mantener la Liga; afortunadamente parece que es cuestión de tiempo.

Cuando ese tiempo llegue, que estoy cierto llegará, vendrá de la mano el tiempo de exigir mejoras económicas en sueldos, pagos justos por derechos de TV, de comercialización. En el mercado de hoy en día esto no es posible, el futbol es un negocio, donde nadie está obligado a regalar su dinero, pero si se siguen haciendo bien las cosas éste llegara en consecuencia.

Hoy disfrutemos de los logros de estas niñas que contra todo nos llenaron de orgullo y alegría. Porque a pesar de las adversidades en su formación y entorno, no sólo soñaron, nos demostraron que son chingonas… ¡sí, muy chingonas!.

Por lo que a mí respecta, ¡gracias por la lección!, ¡gracias Diana, por no claudicar!, ¡gracias Jaime Valdés, por formar, por arriesgar!, ¡Gracias a Doña Fede, por creer!, ¡Gracias futbol femenil, por las muchas historias de inspiración que nos faltan por contar!.

 

“La pregunta no es quién me lo va a permitir, sino quién va a detenerme”

Ayn Rand, novelista y filósofa