futbol.futbol_nacional.seleccion_mexicana.nunca-supe-a-que-jugabamos-en-el-tri-claudio-suarez

RECORDLogoRECORD

"Nunca supe a qué jugábamos en el Tri": Claudio Suárez

Suárez conduce el balón en el duelo contra Alemania en el Mundial de Francia 1998
Suárez conduce el balón en el duelo contra Alemania en el Mundial de Francia 1998 | Foto: MEXSPORT
El exjugador, quien presume más partidos con la verde, reveló que en su etapa con la Selección no existió una filosofía
2019-01-25 | FELIPE MORALES
Comparte en:

Claudio Suárez viajaba en el tiempo. Veía un segundo antes lo que los delanteros harían. Con el ‘2’ en la espalda, se grabó en la memoria colectiva como el futbolista inagotable, con 177 partidos con la Selección Mexicana, el que más ha jugado en la historia con la playera verde y que hasta "invertía de su bolsa" para no perderse ningún encuentro.

Su voz tiene el peso del concreto, cuando analiza la llegada de Gerardo Martino y expone el malinchismo que existe en México. Unos van y otros vienen. Suárez, con su penacho de Emperador, observa una permanente falta de estilo en la estructura futbolística. “Yo soy el jugador que más partidos tiene en Selección ¡y nunca supe a qué jugamos!”, sentenció. 

TAMBIÉN TE PUED EINTERESAR: MANUEL LAPUENTE, EN CONTRA DE QUE MARTINO CONVOQUE NATURALIZADOS

¿Qué te parece Martino, en relación a lo que se jugó con Osorio?

Me parece buena elección, pero me hubiera gustado un técnico mexicano, identificado con nosotros, con nuestra idiosincrasia. Con Osorio nunca estuve de acuerdo, fue muy extraña su metodología, el estar cambiando muchas veces. ¿A qué jugaba la Selección? No dejó una identidad, así que dijeras: ‘tuvo este estilo’. No dejó nada. 

Paradójicamente, su estilo fue no tener un estilo…

Eso habla de que no tienes plan. El futbolista mexicano se adapta a este estilo, yo buscaría un técnico que vaya con las características del futbol mexicano.

Claudio Suárez, durante un entrenamiento con el Tri

¿Queremos que el DT se adapte a un proyecto que no existe? 

Nos vuelve a pasar. El Tata tiene un gran currículum, es de los mejores que han venido a México, sino es que el mejor, por ahí está Menotti, que me tocó también. Tiene el prestigio. Pero ¿qué va a pasar después? Se va a ir y va a pasar lo mismo, a empezar de cero.

Sugieres que el DT se adapte al futbolista mexicano… 

¡Claro! Imagínate que llega el Tata y diga que no le gusta el Chucky porque no le gustan los extremos y te lo deje fuera por su sistema. Es a lo que voy. Como Federación contratas a un técnico con base en lo que tienes. Yo soy el jugador que más partidos tiene en Selección ¡y nunca supe a qué jugamos! Nunca tuvimos una filosofía.

Da la sensación de que se resetea permanentemente el disco duro del futbolista mexicano…

No es posible que en la Federación no hayan hecho un plan a largo plazo, la Selección va a estar de por vida; el que va de paso es uno.

¿Detectas malinchismo en el futbol mexicano?

Sí me da la impresión de que hay malinchismo. Todo lo extranjero, todo lo que vemos de afuera, lo vemos ‘uff’, nos enamora todo, nos hablan bonito. La pluma roja, la pluma azul, Jémez no concentra, ¡ah, está inventando el hilo negro! ¡En Pumas no concentrábamos!

Suárez, en el suelo vs Holanda en el Mundial de Frnacia 1998

¿Ves un cambio generacional abrupto o un proceso gradual?

Hay que ir poco a poco, lo que se tiene que meter uno en la mentalidad es: partido amistoso, ¡gana! Lo que dice La Volpe, le vas metiendo mentalidad. Aunque digan que es fácil. A lo que vayas, ve a ganar. El choro es que estamos pensando a futuro. ¡Si no hemos ganado nada!

Peor aquí parece que algunos se niegan a jugar… 

La gente que maneja la Selección debe tener un reglamento. Antes también pasaba. Algún jugador que se hacía el lesionado, que no quería ir a Trinidad y Tobago, pero cuando los partidos son en el Estadio Azteca, todo muy bonito, lleno, ahí está tu familia. Pasaba, en nuestra época igual. En la Copa América 93 íbamos sin seguro, jugadores sin contrato. A nosotros nos tocó picar piedra. A mí me dejaron tirado en un viaje, me acusaron de doping, no me querían defender, imagínate.

¿Te dejaron luchar solo aquella guerra del doping? 

Al principio, dudaron de mí. Y eso me dolió mucho. Entiendo la posición de directivo. Lapuente, mis respetos. Siempre voy a estar agradecido con él, porque fue el único que dijo que metía las manos por mí.

¿Cómo recuerdas aquel caso?

Me acusaban de utilizar nandrolona, acá los doctores me decían: ‘Ni la conocemos’. Eso me pasó en 1997 en Arabia Saudita en una Copa Confederaciones. Fue una confusión, finalmente. Me querían echar la culpa de otro jugador. La Federación dudó de mí, por todas las preguntas que me hicieron. Luego la FIFA dijo que había existido una confusión, ¡jaja, sí pero ya me manchaste!