opinion.ignacio-suarez.el-sindrome-del-nino-consentido
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

El síndrome del niño consentido

2022-05-18 | Ignacio Suárez
Comparte en:

Para muchos aficionados su equipo de futbol es como un hijo más al que apoyan, aplauden, apapachan, defienden, sobreprotegen y acompañan en su camino en las buenas y en sus malas acciones. Y en los excesos muchos viven por él, a través de él, sin importar los problemas que le provocarán en el futuro. 

Diversos sociólogos y psicólogos con los que tuvimos la oportunidad de platicar en días pasados coincidieron no solo en la analogía, si no en el comportamiento de un gran sector de los aficionados a un equipo de futbol, en el cual hicimos referencia específicamente a uno de los más populares y queridos del país como son las Chivas de Guadalajara. 

Las nuevas generaciones de Chivahermanos profesan un cariño por el equipo, que en la inmensa mayoría de las veces ha sido heredado por sus generaciones anteriores como abuelos, padres, tíos, hermanos mayores, quienes quizá por cuestiones de edad vivieron la época de oro del equipo, aquel campeonísimo de la década de los sesentas, de los tiempos de la televisión de blanco y negro, donde Pedro Infante, Sara García, Joaquín Pardave y Jorge Negrete eran los ídolos nacionales.  

HERENCIA MAL GASTADA 

Todos ellos se quedaron atrapados por las glorias de aquel equipo, se enamoraron de sus éxitos, de sus títulos, de sus formas de juego, y ese amor lo fueron heredando de generación a generación. Lastimosamente esa gran herencia, como sucede con la de muchas familias acaudaladas fue dilapidándose, por la falta de proyectos y resultados.  

Los aficionados de Chivas que tienen 50 años de edad habrían tenido la oportunidad de ver a su equipo coronarse como Campeón de liga apenas cuatro veces. Enorme diferencia para aquellos chivahermanos de 65 años, quienes lo han visto 12 veces Campeón de liga. Estamos hablando de aficionados y generaciones que nacieron el siglo pasado. 

La brecha generacional que pudo atestiguar títulos se alargó muchísimo. Los aficionados de Chivas están muy lejos de competir con las generaciones de entre 20 y 30 años de otros equipos, que en esta etapa de su vida han visto ganar a su equipo siete como los aficionados de Tigres o cinco como América, Toluca y Rayados. Eso sin duda duele, por más que se trate de justificar alguna manera.

APORTE VERGONZOSO 

Los jóvenes que nacieron con el nuevo siglo, aquellos que hoy tienen 22 años, solo han visto a Chivas ser Campeón de liga apenas dos veces, una vez cada 11 años, más lo que se acumule. Ellos no saben más que por historias de sus abuelos de lo que un día fueron un Chava Reyes, un Héctor Hernández, un Tigre Sepúlveda, un Sabas Ponce, Jamaicón Villegas, Mellone Gutiérrez, Cabo Valdivia, Chololo Díaz, Tubo Gómez o Nacho Calderón y compañía, la mayoría figuras nacionales, titulares con la selección y mundialistas indiscutibles.

Hoy el contraste es inmenso, pues tienen que chutarse al Piojo Alvarado, Chicote Calderón, Alexis Vega, José Juan Macías, Nene Beltrán, de los cuales NINGUNO es titular indiscutible en la Selección Nacional del Tata Martino. En los tiempos recientes la única aportación de Chivas a la selección ha sido Vega, resulta penoso que un equipo que solo juega con mexicanos aporte tan miserable cifra y que equipos que tienen nueve extranjeros en su plantilla aporten tres o cuatro jugadores. 

Las comparaciones siempre son odiosas y más en estos casos. Pero en el caso que nos ocupa sirven de referencia para entender que al amor que los aficionados al Rebaño Sagrado es un amor familiar, de herencia y la 'sangre' hace que se le perdone todo, que se le justifique todo tal y como sucede con los hijos consentidos. 

MALA CRIANZA 

Lamentablemente una gran mayoría de las nuevas generaciones de padres buscan darles a sus hijos todo lo que ellos NO tuvieron en su infancia y se olvidan de lo fundamental: darles tiempo, líneas de conducta, de responsabilidad. Compensan con el nuevo Xbox, una tarjeta del Google Play, la suscripción al videojuego de moda, un nuevo teléfono o Ipad, el tiempo que no les dan, ya sea porque NO tienen o porque los padres están muy ocupados en su vida social.  

Por consecuencia vienen las justificaciones en la vida de los niños: si empiezan a fallar en la escuela, es que la maestra no explica, no está preparada, es una lerda. Si no hace las tareas, acusan a las mismas por producirles ataques de ansiedad a sus querubines. Si teniendo la edad no tiende su cama, asea su cuarto, ayuda a los que tareas cotidianas del hogar, siempre vendrá alguna excusa para minimizar el que no asuma las responsabilidades propias de la edad.  

ANALOGIA CON CHIVAS 

Otras características del síndrome del niño malcriado es que es común que exige y amenace. Que tiene que ser lo que él piense o él diga. Que cuando esto no lo consigue llora, tiene pataletas, insulta, pega, amenaza o manipula sin piedad. 

Muchos de mis lectores dirán: ¿Qué chingaos tiene que ver el síndrome del niño malcriado y las Chivas? Que en una charla algunos amigos sociólogos y psicólogos hicieron referencia al tuit que publiqué el domingo, señalando que se debía de dejar de apapachar al Guadalajara y exigirle como el equipo GRANDE, que presume su historia. Ellos justos me hicieron ver que existía una analogía entre el síndrome del niño malcriado y lo que sucede con las Chivas y muchos de sus aficionados. 

El Guadalajara es grande por su historia, por sus títulos, por su pasado que fue glorioso. Es un adulto que hoy no asume sus responsabilidades como tal, que quiere que le respeten por su pasado, pero que no le exijan por pobre su presente. Es un niño malcriado, que hace pataletas cuando lo recriminas y el chivahermano hace las funciones del padre consentidor que todo le justifica al hijo.  

LOS PRETEXTOS DE SIEMPRE 

“Es que solo juega con mexicanos” ¿Y? Buena o mala, gracias a esa decisión, a ese plus, a esa filosofía, el Guadalajara es lo que es en cuanto a popularidad y arraigo. El día que se pierda, perderá toda identidad, será un equipo como el resto. Gracias a esa identidad, cobra por derechos de televisión mucho más que el resto de los equipos, salvo con el América, con el que está a la par. Pero la publicidad en playera, hasta antes de la pandemia facturaba más que las Águilas, cobra más por los amistosos, cobra muchísimo más que Rayados, Tigres, Cruz Azul y Pumas en otros rubros. 

Como factura lo que muchos otros no ganan, es la razón del porqué le venden jugadores más caros y se entiende la ecuación, el resto de los equipos compensa en los rubros donde no tiene igualdad con las Chivas y se aprovechan de su necesidad. Es una regla del mercado simplemente.  

SIN PISO PAREJO 

Pero a las Chivas la mayoría de los medios las juzgan a conveniencia, todos le hablan de su enorme grandeza, pero no le exigen nada. Para muestra un botón: si el domingo el eliminado hubiera sido el América y no las Chivas, el tema sería un escándalo mayúsculo. Como fueron las 'pobrecitas' Chivas, simplemente se dijo: “es que perdieron contra el Campeón” “es que cayeron contra el que mejor juega” y es cierto, pero ¡Ya basta! Si se es grande, exijámosle como grande, no lo tratemos como un equipo chiquito. Los excesos de apapachos le han hecho un daño enorme, cual al hijo malcriado. 

Otros dicen que a Pumas se le apapacha igual. Pero Chivas no es Pumas, por títulos, porque está muy, pero muy lejos de lo que factura Chivas. A Pumas, a pesar de perder, se le aplaude su garra, su filosofía de no rendirse, de luchar, de competir, de sacar jugadores de cantera, de producir jugadores como la UNAM, profesionistas, es una fábrica que necesita producir y apenas está volviendo a los orígenes. Esa es su filosofía, no ganar títulos, aunque se le llame grande. Son responsabilidades y realidades distintas.  

Pumas no puede competir a golpe de chequera, Chivas sí porque factura mucho. Si a Chivas le venden caro, es muy cierto que tampoco vende nada barato. Por ejemplo, por Orbelín pidió 12 millones de dólares y se los pagaron. A Pizarro, lo compró en siete y lo vendió en 15. El tema del equipo de Vergara es que ha gastado mucho y ha gastado muy mal. Sus inversiones han sido pésimas. 

RENOVACIÓN ENGAÑOSA 

Presumieron la engañosa renovación de Alexis Vega como si hubieran contratado a Messi. ¿Por qué digo engañosa renovación? Porque en los malos oficios de Peláez, el representante del jugador les ganó la partida. ¿Acaso no renovó por dos años? Sí, pero seguramente se irá en enero, firmó una cláusula de salida a Europa de menos de 10 millones de dólares, si llega la oferta holandesa en diciembre. De ese dinero dos millones de dólares serán para el Toluca, que tiene el 20 por ciento de su carta, a las Chivas le quedarán entre ocho y siete millones para comprar al sustituto de Vega. ¿A qué delantero mexicano que sea garantía puedes comprar con ese dinero?   

Se iría el mejor jugador mexicano de la liga como Alexis Vega, pero solo te alcanzará para un Henry Martín, Alan Pulido, Eduardo Aguirre, Santiago Giménez, si bien te va. ¿Gana o pierde en lo futbolístico? En la renovación, lo que ganó Vergara es que NO se fuera gratis, algo de dinero quedará. Si se va Alexis, se abrirá un boquete muy grande en lo deportivo.  

Es increíble que los equipos top del futbol mexicano, tengan mejores jugadores nacionales que la escuadra más mexicana de todas. Pero saben que es lo peor de todo, que de haber hecho bien las cosas deportiva y administrativamente en la era Vergara, si hubiera existido un verdadero proyecto deportivo constante y sustentable el aporte del Guadalajara a la Selección Nacional, según las últimas convocatorias de Martino, hubiera sido de cinco jugadores al menos: Talavera, Pizarro, Orbelín, Antuna y Vega.  

Todos ellos fueron parte del equipo y por distintos motivos ya no lo son. Muy diferente luciría hoy unas Chivas con esos cinco, que hoy que tiene uno, Vega, y al que muy probablemente ya ni siquiera lo tendrá en enero del 2023, si emigra a Europa.  

FABRICA EN QUIEBRA 

Muchos esgrimen de pretexto que Chivas no tiene mejores jugadores porque le venden caro o no le venden, algo que no es del todo cierto, pero si lo fuera ¿cuál sería la solución? Muy simple, ¡prodúcelos! Y si nos vamos a las Fuerzas Básicas, tenemos que coincidir que la producción de jugadores en los últimos años ha sido PATÉTICA. No han producido UNA sola figura del futbol mexicano, NO han exportado a nadie importante fabricado en casa que se haya consolidado.  

Es una vergüenza comparar lo que ha producido el América en su cantera y los ha consolidado en primer equipo a pesar de que alinea a una mayoría de extranjeros: Guillermo Ochoa, Edson Álvarez, Diego Lainez, Raúl Jiménez y súmele los que han llegado jóvenes de otros lados como Henry Martín y Jorge Sánchez.  

En Chivas, después de Chicharito Hernández, díganme a quién de Fuerzas Básicas han sacado, a quién han consolidado y vendido. No fabrican, no producen, no consolidan. La mayoría termina quedándose en un buen prospecto con cualidades, pero se quedan en prospecto a final de cuentas. Algo ha hecho muy mal Chivas en ese sector y ni compararlo a lo que produce Grupo Orlegi con Santos, con Atlas, o Grupo Pachuca con los Tuzos o el León, porque entonces sí hay que ponerse a llorar, hay una diferencia abismal.  

SIMPLE COMPARSA 

Chivas ya no compite. Ha llegado a una Semifinal una miserable vez desde hace torneos. Chivas ya no aporta jugadores a la selección, aportan más América, Tigres, Rayados, que tienen plantillas plagadas de extranjeros, lo que es una sin razón, con menos espacios para mexicanos producen mejores. Chivas NO tiene ni siquiera a tres de los mejores jugadores mexicanos en su plantilla. En estas circunstancias, buscar el titulo será un asunto más un asunto de fe, de milagro, de la casualidad, que la consecuencia de un proyecto, de una planeación.  

Su producción en Fuerzas Básicas es nula. Mucho tiempo estuvieron ¿o están? secuestradas por la agencia Promofut y perdieron muchos talentos. Es vergonzoso que no hayan sacado a un lateral derecho igual de limitado que Chapo Sánchez, pero más joven. Chivas tendría que tener en la nómina a los mejores caza talentos infantiles, tendría que producir como Santos, como Pachuca, como América, como Rayados, y lo único que produce son productos milagro, que dan chispazos y no se consolidan.  

INVERSIÓN NECESARIA 

Omnilife y Chivas no viven su mejor momento financiero y el no tener dinero para comprar figuras podemos entenderlo, pero es imperdonable que NO tengan al mejor director de Fuerzas Básicas, a los mejores scouts. La fábrica debe funcionar, debe ser la mejor y ni mediana es. Eso es gravísimo. Sin dinero para comprar y con una deficiente fabrica para producir estás en el hoyo. 

Dejemos de apapachar a Chivas, no lo 'malcriemos' más de lo que ya está. No nos conformemos con miserias, con poco. Que se ganaron cinco juegos en fila, qué bueno, se aplaude y listo. Pero eso es muy poco. Un equipo es grande o no lo es. Si lo es, hay que apretar, exigir. Aplaudir como foca una renovación de un jugador que se puede ir en seis meses, es muy mediano.  

Cierto, cada vez será más complejo competir por ser Campeón ante equipos con inmensas inversiones, pero desde hace ya muchos, muchos torneos, que Chivas NI siquiera compite, es una comparsa que celebra el repechaje o estar entre los ocho y eso para un grande es mediocridad.  

“El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado, se perderá el futuro”. John F. Kennedy.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CHICOTE CALDERÓN SE BURLÓ DE LOS TÍTULOS DEL ATLAS TRAS CAER ANTE LOS ROJINEGROS EN CUARTOS DE FINAL.