opinion.ignacio-suarez.qatar-2022-el-silencio-de-la-complicidad
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Qatar 2022: el silencio de la complicidad

2022-02-23 | Ignacio Suárez
Comparte en:

Todos los caminos conducen a Qatar, el país de moda, la sede mundialista, el lugar donde el hipercapitalismo tiene su sede. Lamentablemente, como ha sido siempre en la historia de la humanidad, en donde hay exceso de dinero y riqueza suele escasear la verdad, el estiércol se esconde bajo una inmensa alfombra de dólares producto del petróleo. 

A medida que el Mundial se acerque empezarán a bombardearnos de las maravillas de Qatar y lo que ha podido construir modificando y retando el desierto. Pero el Mundial de Qatar tiene un estigma pestilente del que vale la pena ocuparnos, así no se trate del deporte en sí. 

Por ser sede de un Mundial los jerarcas qataríes no tuvieron empacho en abrir las chequeras de la corrupción para sobornar a quien fuera necesario para obtener los votos necesarios para ganar la elección.  

La corrupción se documentó, se probó, muchos de los involucrados fueron a la cárcel, otros terminaron renunciando, huyendo a sus mansiones, en el anonimato, pero con la vida resuelta para su familia y algunas generaciones más. Pero, aunque estaba viciada de origen, Doña FIFA y su nuevo presidente Gianni Infantino, se negó a quitarle la sede, ¡Ya habían invertido mucho! Dijeron. 

DOÑA FIFA CIEGA  

En esa doble moral que la FIFA no quiere ni pretende cambiar, siguió apapachando al niño millonario, no importando que su deporte se juegue en un país donde las mujeres valen y tienen menos derechos que un camello, ni que tengan penas brutales contra el homosexualismo, al que fustigan desde siempre.  

Ahí, Infantino y sus socios cierran los ojos y oídos, pero los abren muy bien para amenazar y multar cuando aparece el grito de 'puto' en un estadio mexicano. Doña FIFA nunca hablará de los otros costos del Mundial Qatar 2022, esconderá bajo la alfombra a sus más de seis mil 500 trabajadores muertos mientras construían carreteras, hoteles, un aeropuerto y siete estadios de futbol, documentados en un espléndido trabajo periodístico de 'The Guardian'.  

Hay miles de historias de terror que han sido documentadas. Así como miles de centroamericanos y mexicanos mueren en la búsqueda de conquistar el 'sueño americano', del otro lado del mundo muchísima gente pobre de África, Nepal, India, Bangladesh, Sri Lanka, y muchos otros de países pobres, murieron buscando alcanzar el sueño qatarí. 

NECESIDAD Y ENGAÑOS 

Miles y miles llegaron ahí buscando mandar dinero a su casa para una vez regresando poder emprender un negocito que les dé mejor calidad de vida, tal como sucede con nuestros inmigrantes que dejan su casa, su familia para ir a los Estados Unidos. Con Qatar sucedió lo mismo o quizá mucho peor. 

Enfrentado con sus países vecinos, con la mayoría de sus fronteras cerradas, a Qatar le sobraba dinero, pero le faltaba mano de obra. La necesidad en el mundo es grande, y con engaños, se ofertaron miles y miles de visas trabajo legales que fueron un perfecto anzuelo. La necesidad y un sueldo mensual cercano a los ocho mil pesos (343 euros) fue más que suficiente para abandonar su país de origen en busca de los euros, ¡imagínense la necesidad! 

Era cuestión de llenar un formulario y centenas de agencias aduanales de colocación enviaban el contrato de trabajo fantasioso: Trabajo, casa y comida se garantizaban, además de bonos de productividad y vacaciones. Sin embargo, al llegar ahí todo era diferente, en esa letra chiquita de los contratos no les indicaban que debían laborar por más de 12 horas, la mayoría de ellas con temperaturas superiores a los 40 grados.  

¿La comida? Si, pero racionada ¿Casa? También, si se le podía llamar casa a vivir en cuartos de seis por seis donde dormían 15 o 20 personas por lo menos, según documentaron diversos medios internacionales. Y se pudo tener evidencia gracias a reporteros que se jugaron la vida, evadiendo a las autoridades locales, cuando los habían invitado a una visita guiada para que la prensa internacional atestiguara que trataban de forma maravillosa a todos los empleados de la construcción. Incluso les organizaron la Copa Mundo de los trabajadores que tenían contratados. La idea era 'limpiarse la cara', aparentar lo que en realidad no era.  

REPORTERO PRESO  

Mark Lobel de la BBC de Londres, documentó en el 2015 las condiciones infrahumanas de miles de empleados de la construcción, que trabajaban para crear las instalaciones del Mundial del 2022. En su relato, del cual compartiré algunos extractos, retrata el miedo que vivió cuando fue sorprendido por las autoridades qataríes, saliéndose de las visitas guiadas.  

El reportero inglés fue arrestado, se le confiscó todo su material y su vida estuvo en riesgo, por retratar la realidad de los trabajadores. Una decena de oficiales de seguridad nos registraron en la calle, nos gritaban cuando intentábamos hablar. Se quedaron con nuestros equipos y discos duros y nos llevaron a la comisaría. Más tarde, en la principal estación de policía de la ciudad, el camarógrafo, el traductor, el conductor y yo fuimos interrogados por separado por oficiales de inteligencia”. 

“El interrogatorio fue hostil. Nunca se nos acusó de nada directamente, sino que una y otra vez nos preguntaban qué habíamos hecho y a quiénes habíamos conocido. Durante una pausa, un oficial me susurró que no podía hacer una llamada para que la gente supiera dónde estábamos”. 

“Y explicó que nuestra detención estaba siendo tratada como un asunto de seguridad nacional. Mi interrogatorio llevaba una hora cuando uno de los agentes sacó una carpeta con fotografías que demostraron que me habían estado siguiendo durante los dos días que llevaba allí. Me mostraron fotos mías y del equipo en la calle, en una cafetería, a bordo de un autobús e incluso en una piscina con amigos. Fue un shock. Nunca sospeché que me seguían. A la 1 de la mañana nos llevaron a la prisión local”. 

El reportero y su camarógrafo fueron liberados varias horas después, pero jamás les regresaron su material. Al día siguiente los incluyeron en el tour oficial, donde les mostraron unas villas espaciosas, lujosas y confortables para los trabajadores de la construcción, con piscinas y hasta gimnasios, algo que en la vida real más del 90 por ciento de miles de trabajadores NUNCA disfrutaron, lo peor del caso es que esa gira fue organizada por la oficina del primer ministro y el Comité Organizador del Mundial, que responde a la FIFA, que también ayudó a organizar la visita y jamás abogó por los reporteros encarcelados. 

MUERTES POR CAUSA NATURAL  

Fueron tan infrahumanas las condiciones de trabajo, que al menos se tienen registro de seis mil 500 muertos desde que iniciaron las construcciones de la infraestructura mundialista, aunque otras instituciones humanitarias señalan que habrían sido 10 mil muertos o más.  

El informe de 'The Guardian' es brutal: “Detrás de las estadísticas se esconden innumerables historias de familias destrozadas que se han quedado sin su principal fuente de ingresos, y ahora libran una lucha por conseguir una indemnización sin saber, tampoco, en qué circunstancias ha fallecido su ser querido”. 

Lo más siniestro del caso es que la mayoría de los muertos fueron clasificados como fallecidos por causas naturales, una minoría se registró como muertes por múltiples heridas contundentes debidas a una caída de altura y suicidios. Lo peor del caso es que no se tienen datos, ni informes de que se les haya practicado autopsia a todos ellos.  

Según los datos obtenidos por 'The Guardian', el 69 por ciento de las muertes de trabajadores indios, nepalíes y bangladesíes se clasifican como 'naturales'. En el caso de los trabajadores de nacionalidad india, esta cifra se eleva al 80 por ciento. ¿Así o más sospechoso?  

UN ALBAÑIL FUTBOLISTA 

Sin embargo, ante la llegada del Mundial la mayoría de los medios ha enmudecido. ¿Acaso es más importante los ingresos que generará Qatar que reportar las atrocidades que se cometieron y se cometen hoy en día en la sede mundialista? Tal parece que es así.  

Se cuentan historias dantescas, ningún trabajador inmigrante podía abandonar el país antes del término de su contrato, tampoco podía buscar otro trabajo. El documental 'La cara oculta del Mundial' retrata la historia de Samuel Ago Alabi, un portero nigeriano que tuvo algunas actuaciones con selecciones Sub 18 de su país. Como el sueldo en el futbol nigeriano es paupérrimo, cuando le ofrecieron 342 euros mensuales para ir a trabajar de albañil en Qatar se le hizo una gran oportunidad. A su padre no le dijo la verdad, le contó que lo había contratado un equipo qatarí para jugar allá. De milagro sobrevivió a las condiciones sobrehumanas, con poca comida, muchas horas de trabajo y un calor infernal.  

ABUSADA Y SENTENCIADA 

La historia de terror más reciente la vivió y vive nuestra compatriota Paola Schietekat Sedas, quien padeció un abuso sexual mientras trabajaba en Qatar, en el Comité Organizador del Mundial de Futbol. La intelectual mexicana, aficionada a los Tigres, pudo documentar y certificar la agresión de un hombre, conocido suyo, que ingresó a su departamento, abusó de ella y la golpeó.  

No obstante las evidencias, el agresor alegó que habían sido novios algún tiempo, y quedó en libertad, mientras que ella fue condenada a recibir 100 latigazos y pasar siete años en prisión porque en ese país está severamente penado tener relaciones extramaritales. Incluso su primera abogada, le recomendó que se casara con su agresor, para así, poder ser perdonada y evitar la condena.  

Afortunadamente logró escapar de ese país y se atrevió a contar su terrible historia. No es algo que sucedió el siglo pasado, ni en una película, sucedió apenas hace unos meses, en junio del año pasado en la maravillosa y fabulosa Qatar, la sede mundialista

¿Acaso Doña Fede ha pronunciado al menos un extrañamiento a la FIFA o a la sede mundialista? ¿Acaso esta nota fue de ocho columnas en algún diario de circulación nacional? ¿Acaso Doña FIFA se ha preocupado por tan terrible hecho? ¡Por supuesto que NO! El mundo ha enmudecido, ningún amague de no participación, ningún comunicado, NADA.  

Doña FIFA está preocupada y ocupada, en erradicar problemas mucho más terribles y abominables que pueden provocar un parteaguas en la sociedad del mundo. Para ellos, multar y erradicar el grito de 'puto' es su prioridad y lo seguirá siendo, hasta que la caja registradora del Mundial se haya cerrado el próximo diciembre. Mientras ese tiempo llegue, a Doña FIFA y a muchos otros les seguirá conviniendo ser ciegos y sordomudos por conveniencia mercantil.  

“Creo que no nos quedamos ciegos, creo que estamos ciegos, ciegos que ven, ciegos que viendo no ven...”, José Saramago. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: FECHAS Y HORARIOS PARA LOS ÚLTIMOS JUEGOS DEL TRI EN EL OCTAGONAL.