opinion.ignacio-suarez.nuestra-liga-y-la-publicidad-enganosa
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Nuestra Liga y la publicidad engañosa

2022-05-04 | Ignacio Suárez
Comparte en:

“Y colorín colorado…. el cuento del torneo regular ha acabado”. Así podemos comenzar esta columna para resumir la finalización de un torneo que es puro 'cuento', ya que de 18 equipos califican 12, solo los más malos entre los malos se quedan fuera de una siguiente fase. Ya casi empieza lo bueno, y digo ya casi porque antes de la Liguilla nos tendremos que chutar el repechaje, que es una segunda oportunidad a los que tuvieron una campaña mediocre, pero tendrán el mismo chance de ser Campeón.   

Viene entonces la vorágine de algunos medios y colegas que emprenderán una voluminosa y feroz campaña para promocionar lo emocionante y espectacular que es este sistema de competencia. Ya que brinda emociones y orgasmos incomparables con la eliminación directa a un solo juego, sin que los goles de visitante cuenten y con definición de penales en caso de empate ¡Todo maravilloso!.

CONFUNDIR PARA GANAR 

Para mí este tipo de comentarios o promoción la tipifico como una burda publicidad engañosa, que está incluso penalizada en la procuraduría del consumidor. ¿Qué es la publicidad engañosa? es una modalidad de publicidad que suele incluir información equivocada o claramente falsa sobre un bien o servicio en particular, con intención de generar confusión en el público y alterar su comportamiento como consumidor.  

En otras palabras, son medias verdades, porque si bien se oferta y se dice las ventajas del producto, que sería 'lo emocionante' de la repesca, por ejemplo, pero a la vez se evita hablar de las desventajas de un mediano y mediocre sistema de competencia, así el consumidor, entiéndase el aficionado, por el sabor final del juego, se olvida de que en realidad está consumiendo un producto que es chatarra, desde su concepción como sistema de competencia. 

Si bien es cierto que podamos entender que financieramente este mediocre sistema de competencia permite a los dueños de los equipos generar recursos suficientes para subsistir, no por ello los periodistas estamos obligados a aplaudir la mediocridad como moneda de cambio y justificar lo que debería ser injustificable. Si bien, los medios somos parte de la industria, eso no nos obliga a ser cómplices del engaño.  

¿PERIODISTA O PORRISTA? 

La función del periodista es señalar lo bueno y también lo malo, la elección de consumir el producto será la del aficionado, le habremos dado más elementos para elección, sin inducirlo por conveniencia. El periodista se debe a sus lectores, a sus radio escuchas, a sus televidentes, a sus seguidores, no a quien paga sus honorarios. Cuando se invierte esta ecuación, se deja de hacer periodismo y se terminan haciendo comentarios a la carta de lo que otros quieren o quisieran decir. 

Si al aficionado le gusta y quiere consumir ese producto tan emocionante por un lado y tan chatarra por el otro ¡perfecto!; es su deseo, es su gusto, es su dinero y su tiempo. Lo que no podemos hacer, o por lo menos yo como periodista no hago, es olvidarme del daño que provoca un sistema de competencia que fomenta la mediocridad, pero que al final, tiene una recompensa de algunos juegos emocionantes y trepidantes. ¿Acaso el consumidor NO puede exigir lo mismo cada fin de semana?  

¿PARIDAD O MEDIOCRIDAD? 

Los juegos de la campaña regular NO son gratis, y si se cobra se puede exigir una mejor calidad del producto cada vez que se consume, en cada juego ¿Por qué solo en repesca o en liguilla? En un mundo ideal sería lo justo. En el juego de la publicidad engañosa, se le vende al consumidor la mediocridad como competitividad y paridad. 

Son frases recurrentes que dos veces al año, al final de cada torneo, escuchemos repetirse una y otra vez: “Es que en la última jornada solo hay dos equipos eliminados matemáticamente, el resto puede ser Campeón”, “Es que del cuarto lugar (América 26 pts.) al lugar 14 (Santos 20 pts.) hay solo seis puntos de ventaja” ¿Cómo tomar esto? ¿Como una gran paridad o mediocridad? ¿La mayoría son muy buenos y competitivos o la mayoría son malos y medianos? La decisión final siempre será del consumidor.  

SIN RUMBO  

El futbol mexicano debe replantearse el verdadero lugar donde está situado en el contexto mundial y hacía dónde quiere dirigirse y cómo hacerlo. ¿Le importa solo generar más ingresos o aumentar la calidad de sus equipos mejorando la competencia? Los propios dueños son víctimas de la publicidad engañosa que generan.  

La realidad de la Liga MX, no es tan buena como muchos la presumen, su economía es endeble, depende de muy pocos inversores, no está diversificada. Ocho equipos de 18 que participan están ligados a la multipropiedad: Querétaro y Xolos con Grupo Caliente, Tuzos y León con Grupo Pachuca, Santos y Atlas con Orlegi Sports, y Salinas Pliego, quien tiene el 33 por ciento, además Azteca tiene a Mazatlán y Puebla. ¿Quién puede decir que semejante exceso puede ser sano?.  

A pesar de que, con trampas, imposiciones y sin respetar sus propios reglamentos lograron abolir el descenso, con el único fin de blindar sus inversiones y que estas NO se pierdan ante una eventual perdida de la categoría. Aun así, NO han logrado que aparezcan inversionistas serios interesados en comprar equipos. ¿Por qué? porque si algo no tiene la Liga MX es credibilidad y seriedad para respetar sus propios estatutos, reglamentos y acuerdos. Todo se aplica por conveniencia y dependiendo el sapo es la pedrada. Con esas insanas costumbres poco lograrán. 

LIGA DE EXPANSIÓN, UNA SIMULACIÓN 

A inicios de semana, Ricardo La Volpe, en su cuenta de Twitter, sugirió que mientras NO hubiera ascenso la Liga de Expansión se jugara solo con jugadores nacidos en México, esto con el fin de buscar talento nacional.  

Y es que, a decir verdad, esta liga sirve de muy poca cosa. Lo único que ganan es un trofeo y un poco de dinero, y eso cuando lo llegan a pagar. Recordemos que, a Tepatitlán, le escamotearon sus premios de 10 millones de pesos, ganados por su título y el Campeón de Campeones, solo que al estilo de 'Chabelo' se lo catafixiaron por un cambio en su condición, de invitado a participante, cuando bien pudieron darle ambos.  

Eso de formativo se oye padre, pero: ¿Realmente es formativa? Hay cuatro equipos que juegan sin extranjeros y utilizan solo jugadores mexicanos buscando lo que decía La Volpe, detección de talento. Estos equipos son Tapatío, Pumas Tabasco, Raya2 y Cimarrones. En contraparte encontraremos a honorables veteranos argentinos como Nery Cardozo (Venados), Emanuel Herrera (Celaya) y Martín Bravo (Tlaxcala) que a sus 35 años se andan terminando de formar en el circuito.  

Según los registros de la página de Liga de Expansión, en total de los 17 equipos que participan en ella se tiene registrado un total de 37 jugadores extranjeros, donde la mayoría son jugadores colombianos. De esos 37 jugadores NO nacidos en México, 29 son mayores de 24 años, una edad que ya no se considera formativa, en la cual solo de vez en vez encontrarán rarísimas excepciones como lo es el Palermo Ortiz, que llego al Máximo Circuito a los 28 años y que hoy presumen con fervor. 

 

SEMILLERO EN ASCENSO 

Para vender la idea de que la Liga de Expansión ha sido un gran semillero de jugadores para la Liga MX, recurren a la poca memoria de algunos aficionados y a otra publicidad engañosa. Cuando hubo ascenso este siempre fue un gran semillero de jugadores que abastecieron a la Primera División. Nombres como Héctor Herrera, Henry Martin, Luis Montes, Gallo Vázquez, Johan Vásquez, Héctor Moreno, Piojo Alvarado, Shaggy Martínez, Gullit Peña, Nacho González, Oribe Peralta y una lista muy larga. 

Y si nos vamos a la prehistoria encontraremos a un Fernando Quirarte, Pastor Lozano, Demetrio Madero, Zully Ledezma, Benjamín Galindo, Claudio Suárez, Carlos Salcido, Eduardo y Chepo de la Torre, Octavio Valdés, Kikín Fonseca, Horacio Rocha, Vítor Ruiz, David Rangel, Melvin Brown, Omar Bravo, la lista es gigantesca.  

¿Cuál es la diferencia entre el antes y hoy? Con el ascenso el jugador llega con más partidos de presión, porque se juega llegar a la Primera División, el futuro profesional y económico. Los estadios pesaban muchísimo, eso marca una abismal diferencia, hoy solo se juega por un pichurriento trofeo y algo de dinero. Hoy con publicidad engañosa, hablan como si la Liga de Expansión fuera la gran panacea.  

ADMINISTRACIÓN Y MENTIRAS 

De respetar los reglamentos ni hablamos. Miguel Ángel Díez García, el flamante presidente de esta liga, con un cinismo inaudito, exhibió su nulo conocimiento de los reglamentos de la liga que preside y que aparecen en las páginas oficiales de la institución.  

Por si Miguel Ángel Díez, NO los ha leído y en Doña Fede NO tuvieran internet me permitiré reproducir aquí NO MIS dichos, si no citare de manera textual lo dicho en las páginas y reglamentos de la Liga de Expansión MX. No estaría de más que el presidente de la liga le eche una leída antes de exhibir su ignorancia y dar conferencias de prensa para quedar bien y proteger el negocio del CEO de 'El Club de Toby' con la venta de la franquicia de Tampico Madero y su mudanza a La Paz, Baja California Sur. 

PINOCHO Y DÍEZ MAS 

En el primer párrafo de la página 45, del reglamento de competencia de la Liga de Expansión BBVA, referente al inciso correspondiente a los estadios, se encuentra el artículo 74 (Setenta y cuatro) que a la letra dice: "De conformidad con el articulo 6 del presente reglamento, los estadios donde se efectúen los partidos de la LIGA DE EXPANSIÓN MX (así está escrita con mayúsculas) deberán cubrir los requisitos que dispone el reglamento general de competencia y en el caso particular del aforo, contar con una capacidad MÍNIMA de 15 mil espectadores”.

El reglamento es muy CLARO, sin ambigüedades en cuanto al aforo. Sin embargo, en una conferencia de prensa celebrada en La Paz, el presidente de la Liga de Expansión declaró: “No existe un reglamento como tal, nosotros estamos pidiendo un aforo de 15 mil o más butacas a las personas y a los equipos que se quieren certificar para tratar de subir a la Primera División....” 

 

 

 

MÁS MENTIRAS 

Así de entrada Miguel Ángel Díez, cual David Copperfield, desapareció en chinga el artículo 74 de la página 45 de su PROPIO reglamento, y lo peor, lo justificó con otra enorme mentira, a los equipos y personas que quieren certificarse para ascender (cuando se pueda y 'El Club de Toby' así lo indique) se les está exigiendo un estadio clase A con aforo de ¡VEINTE MIL PERSONAS! Para su mala suerte, esa disposición de aforo para certificarse y ascender a Liga MX, también está por escrito en las páginas 28-29-30 del reglamento de afiliación, nombre y sede vigente, el cual aparece en las páginas oficiales de la FMF y la liga. 

Este reglamento establece con claridad que los juegos de la Liga MX o internacionales serán exclusivos para estadios categoría A. Para poder acceder a esta categoría, el reglamento exhibe un recuadro muy claro: veinte mil o más aficionados. En el caso de Liga de Expansión MX, se puede participar con estadios con Categoría A y B, en el recuadro especifica mínimo 15 mil.  

PROTEGEN A ORLEGI 

La necesidad de defender la chuleta fue más grande que los principios y los valores. Al presidente de la Liga de Expansión, poco le importó quedar como un ignorante de sus propios reglamentos por defender el negocio de Grupo Orlegi y que no se les cayera la venta de franquicia que, dicen, rondaría por los 100 millones de pesos.    

El estadio de La Paz NO cumple con muchos requisitos para poder ser aceptado en la Liga de Expansión, tan es así que hace dos años en esa misma plaza, en ese mismo estadio hubo un equipo llamado Lobos Marinos de La Paz, que fue propiedad de los Neme Sastre, hoy a cargo de Pumas Tabasco. 

 

 

 

Por el aforo de solo cinco mil aficionados, la Liga Premier que dirige Pepe Vázquez, NO aprobó que jugará con derecho a ascenso, ahí se exigen mínimo 10 mil, y mandó al equipo a la categoría B de la Segunda División.  Hoy ese equipo que ni la Segunda División profesional aprueba, le van a limpiar el camino para aceptarlo en la Liga de Expansión, solo porque la vendió el miembro más importante de 'El Club de Toby'. Ustedes creen que, si la familia San Román hubiera querido mudar su franquicia a La Paz, le hubieran aprobado el estadio así de fácil y sencillo, como lo están haciendo ahora ¡Por supuesto que NO!.

PISO PAREJO 

NO es nada contra la ciudad de La Paz y su gente. Celebro que el futbol profesional llegue a otras plazas, solo se debe exigir piso parejo y respeto irrestricto a sus propios reglamentos. No importa si fuera Slim, Bill Gates o Elon Musk los que compraran un equipo, eso seguro se aplaudiría. Pero aún en el caso de que estos multimillonarios compraran, se les tendría que aprobar la sede y la compra hasta que hayan cumplido con lo mínimo que exige SU reglamento, si no para que existen, que los borren de sus páginas, que cada equipo haga lo que quiera.    

Los equipos de expansión ya existentes y los que fueron invitados tuvieron que pagar derecho de piso, gastaron millones de pesos en remodelaciones y adecuaciones para que los medio aprobaran y de entrada solo como invitados y sin derechos. El derecho de ascenso que se ganaron en la cancha se los arrebató unas temporadas, bajo la coartada de cumplir a cabalidad con el reglamento y los hicieron esperar. Hoy cierran los ojos, ante el reglamento, se bajan el pantalón y mienten para ayudar a su patrón. ¿Por qué un mismo reglamento se aplica diferente? Dicen en mi pueblo: “o todos coludos o todos rabones”.

Y todavía se preguntan, ¿Por qué NO entran inversionistas serios a la Liga MX? El chiste se cuenta solo.   

“El periodismo muere cuando los periodistas dejan de escribir para sus lectores y empiezan a escribir para sus jefes”, Anónimo.