opinion.ignacio-suarez.cruz-azul-club-de-cuervos-reloaded
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Cruz Azul: Club de Cuervos reloaded

2018-02-07 | IGNACIO SUÁREZ
Comparte en:

Escribir esta columna NO es ni agradable, ni cómodo. Si bien, hablar de situaciones legales relacionadas a nuestro futbol es tan común como inevitable, consignar hechos y situaciones que dividen lazos familiares no lo es tanto, no es algo que se le desee ni siquiera a nuestro peor enemigo.

Sin embargo, esto está sucediendo e involucra de nueva cuenta a la familia de Don Guillermo Álvarez Macías (Q.E.P.D), quien logró que la Cooperativa Cruz Azul y su equipo fueran la envidia de muchos por sus éxitos. Tras su partida, todo cambió, se fracturó la familia. El haber designado como su sucesor al hermano menor, Billy, sobre el mayor, Alfredo, desencadenó una lucha interna de egos y frustraciones que no se han diluido. 

En el pasado, Billy y Alfredo Álvarez Cuevas se han disputado el poder

En la década de los 80, Billy y Alfredo fueron hasta los tribunales peleando posiciones y poder en la Cooperativa. Hoy, estamos en condiciones de informales, lamentablemente, que existe una nueva disputa legal entre ambas familias, ahora a través de uno de sus hijos: Alfredo Álvarez Kundig.

El pasado 22 de enero del año en curso, en las oficinas corporativas de Gran Sur de la Cooperativa La Cruz Azul, se recibió una notificación del Juzgado Segundo Materia Civil del Distrito Federal relativa al Juicio Ordinario Mercantil con el número 1207/2017-A (de la cual tenemos copia) promovida por José Alfredo Álvarez Kunding, presentando por su abogada Giselle Garduño y radicado con el Juez Lic. María Magdalena Malpica Cervantes.

El demandante solicita muchas situaciones, entre ellas, está demandando la nulidad de varias Asambleas del Consejo de Administración, la anulación de funciones de varios actores y su reincorporación a la Cooperativa.  

Es Álvarez Kunding quien demanda a la Cooperativa, a la cual había solicitado su separación voluntaria como socio, se había acordado durante una asamblea y hasta se le pagaron alrededor de 12 millones de pesos de su capital social y, mensualmente 89 mil, nos informan fuentes al interior de la Cooperativa.

Hasta aquí mis lectores, se preguntarán: ¿Qué demonios nos importa una demanda más o una menos? ¿Qué tiene que ver esto con el equipo Cruz Azul? No les falta razón. La Cooperativa ha perdido más de 3 mil millones de pesos en gastos de abogados y demandadas en la última década, así que una más no es extraña, aunque afectará los bolsillos.

Pero aparecen puntos medulares en esta demanda. El demandante ha solicitado al juez la intervención de siete empresas de partes relacionadas de Cruz Azul: Cruz Azul, Cementos y Concretos Nacionales, S.A. de C.V., Azul Concretos y Premezclados, S.A. de C.V., Club Deportivo Social y Cultural Cruz Azul, A.C., Cruz Azul Futbol Club, A.C., Azul Cerámica, S.A. de C.V., y CYCNA de Oriente, S.A. de C.V.

Han solicitado que la demanda se registre en el Registro Público de Propiedad y del Comercio para que terceros interesados conozcan del juicio. Entre la solicitud de medidas cautelares, el juez ordenó medidas precautorias como sigue:

Solicita arraigo de JAMG y REL, como presidente del Consejo de Vigilancia y Consejo de Administración respectivamente. Si las medidas precautorias no se cumplen se aplicarán las medidas de apremio que correspondan. Que las cosas se mantengan en el estado en que se encuentran. Que no se permita ninguna Asamblea. Y la más importante para usted amigo lector: Que el equipo de futbol Cruz Azul, no celebre partidos oficiales ni amistosos. Intervención de la caja de las siete Sociedades, Cruz Azul y sus partes relacionadas mencionada anteriormente.

Se ha emitido también el monto de una fianza, para que el juicio siga su proceso; ¿Hay argumentos legales para impedir que Cruz Azul, juegue partidos oficiales? En todos los procesos, existe esa posibilidad ¿Sucederá? Lo vemos improbable, aunque también consideramos imposible que Zermeño, le ganara al Municipio el pleito por el Estadio Nou Camp de León y ya sabemos cómo acabo todo. Así que prefiero quedarme en consignar los hechos y circunstancias legales. Prefiero ser historiador que profeta.

Pero, ¿Quiénes son estos personajes y que tan cercanos son al equipo Cruz Azul? Como diría Jack ‘El Destripador’, vayamos por partes:

Alfredo Álvarez Kunding: el Demandante 

Es el hijo de Alfredo Álvarez Cuevas, hermano mayor de Billy, es un fanático empedernido del equipo al que no duda en mostrarle su apoyo a través de su cuenta de Twitter, pero también en su crítico más severo. Se pueden leer cómo en el 20015 cuestionaba abiertamente e, incluso, solicitó el cese de Sergio Bueno.

La publicación contra Sergio Bueno

 

También se le fue a la yugular a Guillermo Vázquez, de quien dijo: “Que era un idiota y no sabía ganar y perdía finales contra 10”.

Álvarez Kunding también 'tundió' a Memo Vázquez

 

Mismas duras críticas contra Tomás Boy. De lo que NO nos queda duda, después de leer sus tuits más recientes, es que en caso de que su demanda prosperara y, en el caso de que llegara a la presidencia del equipo, Eduardo de la Torre, se quedaría inmediatamente sin trabajo, ya que Alfredo Cuevas ha utilizado con frecuencia el Hasthag #FueraYayo. Tampoco el ‘Chepo’ de la Torre, estaría en su lista de técnicos de La Láquina. En un tuit del 2016, cuestionó al técnico por querer cobrarle al Toluca 3 millones de dólares al año. 

Al Chepo también le tocaron críticas

 

Yayo de la Torre tampoco cuenta con la aprobación de Álvarez

Alfredo Álvarez Cuevas 

Es el hijo mayor de Guillermo Álvarez Macías, siempre se ha sentido desplazado por su hermano, ya que consideraba tener el derecho, por ser el mayor, de suceder a su padre. Ha buscado varias ocasiones tener el control del equipo. Tomar el mando del equipo a través de su hijo le podría dar el impacto mediático para poder suceder a Billy en la Cooperativa. En otros intentos se ha quedado corto. 

A finales de los 90, le dan la libertad absoluta para que maneje un equipo en el Ascenso y con algunas divisiones menores se forma el Cruz Azul Hidalgo, que va ascendiendo de la Tercera a la Segunda y hasta el Ascenso. 

El equipo del proyecto de Alfredo tiene éxito, se queda en la orilla al perder Finales con Curtidores e Irapuato en el 1999 y 2000, respetivamente. Pero ahí surgen buenos jugadores como: Melvin Brown, Víctor Gutiérrez, Tomás Campos, Alberto Hernández, Norberto Ángeles, entre otros, que nutren de inmediato al primer equipo e, incluso, muchos son titulares en aquella Final de la Copa Libertadores del 2001 ante el Boca Juniors. 

Después vienen los conflictos familiares, sale Alfredo del proyecto y en el 2003 el equipo se muda a Oaxaca. En el 2014, ya con Robín, hijo de Billy, se decide su venta y se convierte en el Zacatepec. El punto de la nueva ruptura familiar se da con la muerte de Doña Carmelita, madre de Billy y Alfredo, ya sin la presencia terrenal de sus padres, Alfredo decide tomar decisiones legales que lo impulsen a tomar el control del club, ya que había tenido magníficos resultados en el Ascenso, incluso también demanda judicialmente en aquella época buscando tomar el control de la Cooperativa derrocando a su hermano. 

Alfredo Álvarez Cuevas, se queda cerca. Gana posiciones dentro de la Cooperativa, pero NO obtiene el éxito que buscaba, se mantiene en la Cooperativa por un tiempo, lo alejan de los equipos del futbol. Las relaciones familiares estaban totalmente rotas. NO se dirigen la palabra ni en las fiestas familiares. 

Los primos Robín Álvarez y Alfredo Álvarez Kunding

Robín Álvarez, el ‘presidente invisible’ 

Es el único hijo varón de Billy. A este lo mandan estudiar ingeniería en Alemania, para que al terminar se integre a la cementera, por lo menos ese era el plan original. En ese intervalo, muere Doña Rosy, su madre. A su retorno a México, Robín se integra a la planta de Aguascalientes, donde tiene problemas con el personal; lo transfieren a Puebla y Lagunas Oaxaca y se repite la historia. Guillermo Robín Álvarez NO está cómodo en la cementera, ni los cooperativistas con él, por decir lo menos. Las relaciones personales NO son su fuerte.  

Billy entonces decide integrar a Robín al equipo, porque ahí la administración y condición legal del equipo de futbol es sui generis. El equipo es de la Cooperativa, de ahí sale el dinero para mantenerlo, con la enorme diferencia que ahí, los cooperativistas NO están facultados para tomar NINGUNA decisión. Sólo el consejo o el director del mismo, que controla Billy desde hace décadas, lo puede hacer.  

Ahí Robín, con cargo o sin cargo es inamovible, intocable y casi invisible. Hay muchas historias sobre cambios de humor impresionantes, un día llega amable y para todos es “Guillermo Robín” como al día siguiente puede exigirles que le llamen “Ingeniero Álvarez”.

Robín, desde hace años tomó el control de las Fuerzas Básicas y las escuelas, todo, excepto el primer equipo. Fue él quien decidió desaparecer las Fuerzas Básicas, equipo en el Ascenso y que se quedara sólo escuelas por cuota, una decisión pésima que hoy el equipo y los cooperativistas han pagado muy caro, ya que dinamitaron los cimientos y la estructura madre de cualquier equipo. El equipo se hizo dependiente de las contrataciones, un barril sin fondo con enormes ganancias para ‘ya sabes quién’ y no nos referimos a ‘López Obrador’.
  
Después de fracasar, torneo tras torneo, después de que se le demostró que ‘la leyenda urbana’ (Carlos Hurtado) NO era un mito, sino que vivía muy sano y operaba en las entrañas del equipo como lo consigné en mi columna ‘Que Dios te bendiga, Cruz Azul’ y con la animadversión que Guillermo Robín siente ¿o sentía?  por el ‘Sr. de Miam’, Billy que es un hombre muy tranquilo, pero muy inteligente y astuto, le ‘cedió’ el control del equipo a su hijo, pero sin nombramiento oficial alguno.

Entonces, ¿Robín manda o no en Cruz Azul? Las diversas fuentes consultadas coinciden: “Manda sí y no, porque no tiene el cargo. Así que el mando es relativo, depende de la decisión de su padre, que no está bien de salud y, aprovechando eso, es que se viene esta demanda” ¿Qué gana Billy con otorgar ese mando ‘ficticio’ a su hijo Robín? (Pregunté) “Inmunidad mediática. Te pregunto yo, Fantasma: ¿hace cuántos meses no se cuestiona abiertamente a Billy, a pesar del fracaso de Jémez? Como muchos suponen que Robín tiene todo el ‘control’ le han dado el beneficio de la duda. ¿Funcionó o no la estrategia?” (me cuestionó) Debo confesar que NO le pude responder.
  
“En las entrañas de la Cooperativa todo esto se sabe. Por eso hoy el hijo de Alfredo Cuevas, se lanza legalmente por el eslabón más débil de Billy, su hijo y el equipo. Es hermano contra hermano. Es primo contra primo, es un ‘Club de Cuervos Reloaded’ en la vida real” (Ahí terminó la plática ligada a una sonora carcajada). 

La vida de Guillermo Robín, ha sido muy dura y complicada en los últimos años. Ha sufrido dolorosas pérdidas familiares, su abuela, su madre, su hermana, sumado a problemas personales y de salud que NO tiene caso comentar en una columna. Lo cierto es que, así como cometió errores Robín ha tratado de ‘proteger’ la economía del club, ama al equipo y el futbol lo conoce de cerca.

Pocos saben o recuerdan que Robín Álvarez llegó a ser parte del primer equipo del Cruz Azul, pero no logró tener éxito. Vivió todos los procesos de Fuerzas Básicas. Comenzó de portero y terminó de centro delantero, me dicen que NO lo hacía nada mal. Pudo ser otro ‘Cheto’ Leaño. Hoy, por eso, quiere estar en el escritorio. Hoy, por eso, su primo quiere que NO se quede allí, cuando Billy NO esté. De ahí la nueva disputa legal que comenzó la semana pasada.
 
Ahí tiene usted, los elementos para que juzgue la situación del Cruz Azul. Para que usted evalúe y saque conclusiones. Lo cierto es que el mal inicio del equipo que dirige Pedro Caixinha, no será lo único importante que tienen en mente la directiva. Seguro que el buen Gaz Alazraki y Michael Lam, cuando escribieron e idearon ‘Club de Cuervos’ jamás imaginaron que la vida real los iba a superar fácilmente. 

¿De qué sirve brindar a los hijos todos los caprichos, si no les brindamos una verdadera familia? — S. Biffi