opinion.ignacio-suarez.henry-martin-el-goleador-que-higuera-desprecio
Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Henry Martín, el goleador que Higuera despreció

2021-03-17 | Ignacio Suárez
Comparte en:

Fue el verdugo del acérrimo rival, le marcó dos goles y como si fuera poco, a manera de homenaje, replicó dos festejos de un ícono del americanismo: Cuauhtémoc Blanco. Quién lo hubiera dicho, la historia bien pudo ser totalmente distinta.  

Esta crónica de la vida de Henry comienza en Yucatán, su amor al futbol lo lleva en la sangre. Su padre, de nombre Daniel, es un ingeniero civil, muy reconocido y querido en la ciudad, casado con Guadalupe Pech, con quien procreó cuatro hijos: Freddy, Henry, Daniel y Cindy. Desde hace años, su equipo, El Soccer, es considerado uno de los 'grandes' de la liga estatal que se juega en Mérida.  

EL DUEÑO DEL BALON 

Don Daniel, a sus 61 años es un todo terreno. Pues es el dueño del equipo, el patrocinador, el entrenador, y también un aguerrido defensa central. Jamás probó una gota de alcohol y por ello, siempre fue un convencido que el deporte sería el mejor camino para alejar a sus hijos de esas tentaciones en las cuales habían caído muchos chicos del barrio donde vivían, por eso con el apoyo de su hermano fundó su equipo hace 41 años.  

'El Soccer' era y es un equipo de familia; Don Daniel jugaba de central, su hijo del mismo nombre, que no jugaba nada mal, era contención, y en la delantera una dupla de hermanos que se cansaron de hacer goles: Freddy y Henry. 

Su talento no pasó desapercibido, el primero a quien llamaron a probarse en los Venados de Yucatán de la liga de ascenso fue a Freddy (tres años mayor que Henry). Sin embargo, Don Daniel no le dio permiso ni siquiera de hacerlo, el futbol era una diversión, los estudios una obligación y Freddy estaba estudiando la carrera de Contador Público en la Universidad.   

Año y medio más tarde, Daniel Rosello, un uruguayo que trabajaba como Secretario Técnico de Ricardo Valiño, entrenador de Venados, quedó maravillado con el potencial de Henry. “Vi un jugador en la liga estatal que se cansa de meter goles, es un toro lo tienes que ver”, le habría dicho al timonel argentino.  

Venados ya había acabado el torneo y el plantel estaba trabajando en su última semana antes de salir de vacaciones. “El jueves hice interescuadras, ahí lo pusimos. Con los suplentes fue un desastre, ni tocó un balón. Lo pase entonces con los titulares y nadie lo podía parar. Me convenció, le dije a Rosello que lo citáramos de nuevo al regresar de vacaciones”, recuerda Valiño. 

A ESCONDIDAS 

Sin embargo, había un problema enorme por resolver, ¡el permiso del padre! ¿Cómo convencer de que a Henry lo dejara probar suerte en el futbol profesional, cuando a Freddy no se lo permitió? Así que a escondidas y faltando mucho a la universidad, donde ya cursaba el quinto semestre de la carrera de Ingeniería Civil, Henry se presentaba a entrenar con Venados por las mañanas. Pero eso sí, los sábados no se presentaría a los entrenamientos pues tenía que jugar con el equipo de su padre o descubrirían la mentira.  

Era el 2013 y Venados de Yucatán buscaba ascender, y había contratado a dos delanteros argentinos importantes, uno de ellos Daniel Néculman, que venía del Olmedo de Ecuador donde era uno de los líderes de goleo. El otro Eial Strahman, aquel que en el 2013 fue sensación con los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, donde anotó 12 goles en 16 juegos, uno de ellos de impresionante chilena. Si quería llegar, Henry tendría que ser mejor que ellos.

 

 

Por si eso fuera poco, eran momentos de incertidumbre para Henry, a los 20 años, a mitad de la carrera, también venía un hijo en camino. Jimena, su novia de siempre, que estudiaba la normal, estaba embarazada. ¿Qué hacer para mantenerla? ¿Cómo cumplir con sus sueños sin rehuir a la responsabilidad de la paternidad?  

Henry sentía que le costaba trabajo, estaba en desventaja, pensó incluso claudicar, pero Valiño veía otras cosas en él, estaba seguro de que era cuestión de tiempo y oportunidades; Henry, llegaría. Llegó la hora de registrarlo ante la FMF, y para ello habría que terminar con las mentiras y el jugar a las escondidas. Tenían que ir a hablar con la verdad con el Ingeniero Daniel Martín. El técnico Valiño fue y le juró y perjuró que le daría todas las facilidades de que Henry seguiría estudiando y solo así aceptó darle permiso.  

DEBUT CON GOLES 

En la fecha 1 de Copa MX y Venados tuvo que enfrentar al Atlante de La Volpe, ahí Valiño decidió apostar por un jovencito yucateco de 20 años. Su marcador sería 'El Pampa' Romero. Era tiempo de saber de qué estaba hecho Henry Martín, quien NO se asustó, por el contrario, fue una pesadilla y marcó dos goles en un debut soñado. Los delanteros argentinos que llegaron como grandes refuerzos no jugaron más.

 

 

Fue una gran temporada para Henry Martín, que, sin pasar por ningún proceso formativo de Fuerzas Básicas, en su temporada de debut se convirtió en titular y en el goleador del equipo. Pero ese éxito llenó de remordimiento a Don Daniel. “Henry está triunfando y yo le negué esa posibilidad a su hermano Freddy” era una idea que taladraba su cabeza.  

Así que decidió hablar con Valiño para pedirle la oportunidad de que Freddy se probara también. El problema era que Freddy ya había acabado la universidad y ya tenía un empleo formal, pero cuando le hablaron de la posibilidad éste la aceptó sin pensarlo, y lo que son las cosas, le tocó debutar contra Atlante también y al igual que Henry una temporada atrás, debutó marcando un gol. Quién lo hubiera imaginado; la temible delantera del equipo 'Soccer' de la liga estatal de Yucatán, lo era ahora en el profesionalismo con los Venados.

 

 

HANK GANÓ LA BATALLA 

Su accionar no pasó desapercibido. Rafa Puente Jr., que era dirigente de Chivas, preguntó por él, Heriberto Ramón Morales, que estaba en Atlas, también le dio seguimiento. Sin embargo, hubo alguien más astuto que les comió el mandado. En el draft, Jorge Hank ofreció 500 mil dólares por el 50 por ciento de su carta con opción a compra, la oferta fue irresistible por un jugador que era prácticamente amateur, con un solo año en la división de ascenso.   

Henry siempre había vivido en casa de sus padres. Ahora estaba a punto de ser padre y tenía que mudarse hasta el otro extremo del país, de Mérida hasta Tijuana. El cambio era radical, de vivir en la ciudad más segura de México a una muy peligrosa con el estigma del narcotráfico y la violencia extrema.  

La adaptación para Jimena, su esposa, y su recién nacida, fue muy complicada al inicio. Había que ganarse un lugar y ahí la competencia sería de terror, estaba Pipa Benedetto, Alfredo 'Chango' Moreno y Dayro Moreno. 

Una pieza fundamental para su adaptación e integración al grupo fue el venezolano Juan Arango, que lo adoptó como uno de los suyos, lo arropó y aconsejó. El técnico era otro venezolano, Cesar Farías fue quien lo debutó y le dio sus primeras oportunidades. 

Llegó luego Rubén Omar Romano, quien continuó con su formación y sus primeros partidos como titular. Llegó después Miguel Herrera, que buscó consolidarlo y aunque NO era un indiscutible sus apariciones como titular eran constantes. 

ALMEYDA LO BUSCA  

Desde entonces Matías Almeyda lo venía siguiendo y le llenaba el ojo, lo quería para Chivas y así se lo hizo saber a José Luis Higuera, quien preguntó por él a Jorge Hank. La cifra por su pase, en ese momento, superaba los dos millones de billetes verdes y variables, pero estaban cerca. En eso estaban cuando en marzo del 2016 en el partido de los Cuartos de Final de la Copa MX ante Necaxa, Henry Martín se tronó los ligamentos cruzados. Ocho meses estaría fuera y se cayó la llegada a los tapatíos que era inminente. 

Faltándole solo dos meses más para regresar a las canchas, el Pelado Almeyda le vuelve a insistir a Higuera: ¡Quiero a Henry! Para ello, Miguel Herrera había dejado Xolos para regresar al América. La directiva rojiblanca reanuda las negociaciones con el equipo de Hank, no hay préstamo con opción como pretendían, es compra directa o nada. Empieza el estira y afloja y la cifra supera los 2.5, ya están muy cerca.  

Sin embargo, el Piojo Herrera habla con la gente de Xolos, quiere llevarse todo un paquete: Emanuel Aguilera, Joe Corona y Henry Martín, ofrecen a Pablo Aguilar a cambio y dinero, el problema es que el yucateco tiene que ser vendido y ya hay una oferta de Chivas. Los de Chapultepec la suben, casi alcanzan los tres millones de verdes, pero Hank ha dado su palabra antes a Higuera, si Chivas iguala la oferta será del equipo de Vergara y no del de Azcárraga 

Al enterarse Matías Almeyda hace un último intento, decide hablar con Henry para convencerlo. “Con Chivas tendrá la oportunidad de consolidarse. No competirá contra delanteros extranjeros”. Pero NO es decisión del jugador, es cuestión de dinero.  

HENRY NO, CISNEROS SI 

Cuando le informan a Higuera que tiene que igualar la oferta de América para quedarse con Henry, el dirigente tapatío es rotundo; NO está dispuesto a pagar tres millones de dólares por Henry. ¡Ni que estuviera loco! Les habría dicho el dirigente, “que el América les pague eso” y da por cerrada la negociación ante la molestia del técnico argentino de Chivas.  

Lo increíble del caso es que solo días después de que Higuera se negara a pagar tres millones por Henry Martín, que acumulaba 94 partidos jugados, 17 goles anotados con Xolos y con dos llamados a la selección mayor, de forma absurda y brutalmente sospechosa decide aceptar pagarle al Santos de Alejandro Irarragorri 5.9 millones de dólares por Ronaldo Cisneros, un joven jugador con apenas ocho juegos en la Primera División, que NO había anotado un solo gol, ni dado una asistencia. 

¿ESTUPIDEZ O NEGOCIO OCULTO? 

Si pagar casi seis millones de dólares por un novato como Cisneros le pareció una soberana estupidez o un negocio oculto de Higuera, no encontramos como calificar que además de pagar esa cifra exorbitante, en lugar de llegar a Chivas de inmediato, el jugador de 21 años haya sido prestado al Zacatepec, curiosamente equipo que tenía al dirigente como copropietario.  

Ronaldo Cisneros tenía un proceso con selecciones menores como muchos otros y sus mejores referencias serían, en ese momento, que en el 2016 fue el líder de goleo de la categoría Sub 20 anotando en 10 ocasiones. Aun así, NO había elementos sensatos para cerrar esa operación de inmediato y con semejante monto. Santos hizo el negocio de su vida y alguien se llevó una comisión brutal, sin duda alguna.  

En el Santos, Cisneros devengaba un salario de 50 mil pesos mensuales ¿Saben cuánto incremento su salario al llegar a Chivas? ¡solo 10 mil pesos! Se chamaquearon a Ronaldo, un jugador con un valor de seis millones de dólares, que cobra menos que un jugador de la liga de ascenso. Saque usted sus conclusiones.  

Por esta historia que hoy ya ustedes conocen, es que ahora entiendo a la perfección las palabras vertidas por Henry Martín, en el sentido de que NO iría a jugar a Chivas. No hace mucho tiempo el América lo valoró e Higuera en Chivas lo ninguneó. ¿Usted que hubiera dicho?

Hoy a sus 28 años las ilusiones de Henry están cifradas en jugar el Mundial de Qatar representando a México y está convencido de que lo logrará ¿Cómo no creer en la convicción de alguien que, sin pasar por Fuerzas Básicas, logró la titularidad en el ascenso y dos años después de su debut recibió su primer llamado a la selección mayor y hoy es figura con América? Henry, es la muestra viviente de que los sueños se construyen y cual ingeniero civil está edificando su proyecto futbolístico sobre cimientos muy firmes.  

“Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; y yo no estoy seguro sobre el universo”, Albert Einstein.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: HENRY MARTÍN TENÍA PREPARADO UN TERCER HOMENAJE A CUAU EN EL CLÁSICO.