opinion.ignacio-suarez.danza-con-lobos-o-universidades-en-crisis

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

¿Danza con Lobos o universidades en crisis?

2018-04-04 | Ignacio Suárez
Comparte en:

El futbol negocio poco conoce de lealtades. Cibernéticamente la memoria en los equipos profesionales se mide en kilobytes, es decir, es de memoria muy pequeña. Así ha sido y así será, salvó honrosas excepciones. En los negocios, gerente que NO da resultados pasa a formar filas de los desempleados, así haya sido el que inauguró la fábrica. 

Pasa en la industria, pasa en el futbol. ¿Cruel?, quizá. ¿Injusta?, probablemente. La vida misma suele ser así, aunque podamos cuestionar las formas. Al estilo de ‘spot’ del gobierno federal, el rector de la Universidad Autónoma de Puebla, el Dr. Alfonso Esparza Ortiz, se presentó puntual al vestidor donde convocó al equipo para explicar sus razones sobre la salida de Rafa Puente del Río.

Consideremos que antes de ser rector, en profesión, es un muy reconocido actuario. Google define a los actuarios como aquellos que tienen como función fundamental el deber de analizar situaciones con base en los datos recolectados. Todo hecho que puede provocar un riesgo está relacionado con el actuario, que tiene la capacidad para estimar los posibles futuros de una compañía. Al parecer, fueron esos conocimientos y no tanto los futbolísticos los que motivaron su decisión.

Con todo el plantel de jugadores sentados en el vestidor, Alfonso Esparza comenzó sus argumentos: “Recuerden que soy actuario y aunque me duela en el alma tomar esta decisión de prescindir de los servicios del técnico que nos trajo a la Primera División, como lo es Rafa Puente, simplemente los números NO me salen, no cuadran. Tenemos solamente 9 puntos de 39 posibles, un porcentaje y un promedio muy bajo que, de mantenerse, nos llevara a perder lo logrado de manera irremediable”.

Fue entonces que se puso de pie el capitán de los jugadores, esos mismos de los que dijeron estaban a muerte exigiendo a la directiva que se quedara el técnico. ¿Saben lo que sucedió cuando ‘Maza’ Rodríguez ¿tomó la palabra? –“Señor rector, ¿es una decisión ya definitiva? -preguntó el defensor- “Así es. Es una decisión tomada” -respondió Alfonso Esparza. El capitán de los Lobos sólo asintió con la cabeza y se volvió a sentar sin pronunciar una palabra más.  El resto del grupo hizo también mutis.

Así de ‘vehemente’, de ‘categórica’ fue la defensa del técnico que a muchos les dio la oportunidad de seguir jugando en el máximo circuito. El llamado ‘Maza’ fue muchísimo más ‘expresivo’ a altas horas de la madrugada de aquel viernes 09 de marzo intentando cantar banda bien entonado en el karaoke de moda en la ciudad, justamente un día antes de que enfrentaran a Chivas, partido que por cierto perdieron. Pero, en fin, cada quien con su conciencia y sus conceptos de solidaridad.

Dicen que el futbol y la econonía NO son compatibles, pero esa combinación es inevitable y en el mundo se toman más decisiones basadas en dinero que en los goles. 

Y pongámoslo en un contexto real y NO romántico.  NO es para menos, en su libro blanco del informe financiero que presentó el rector en su recuento anual este mismo 2018, compareció al equipo como un activo, con un costo de 30 millones de dólares. ¿Cómo presentar y justificar el año próximo la pérdida de esa cantidad? ¿Cómo justificaría usted esa pérdida de dinero? 

El caso de Rafa Puente del Río y Lobos BUAP tiene similitudes extraordinarias con lo que sucedió hace unos años con Alfonso Sosa y otra universidad pública también: la UdeG, en su campaña de retorno. 

Poncho había logrado regresar a los Leones Negros al máximo circuito después de 20 años, venciendo en la Final a Tecos. En el primer torneo hizo 14 puntos de 17 posibles. En el segundo torneo, el Clausura 2015, ligó cuatro derrotas consecutivas, terminó sumando 18 puntos y descendió en el último juego, salvándose el Puebla. 

Alberto Castellanos, NO cesó a Alfonso Sosa cuando se lo pedían casi cada semana. “U de G no opta por un revulsivo que sacuda al vestidor. El equipo va en un tobogán y no se atreven a echar a Sosa por agradecimiento al haberlos ascendido. Ojalá NO se arrepientan”, consignaba el popular Sancadilla, algo en lo que coincidíamos muchos.

“Con Poncho venimos a Primera, con Poncho nos regresamos”, argumentaba como defensa Alberto Castellanos, presidente de la U de G, a quien le cuestionaba su inmovilidad. A final de cuentas, se descendió y Sosa fue cesado. La pregunta de ¿y si se hubiera atrevido a cambiar a Sosa seguro evitaba el descenso?, es un cuestionamiento y polémica que hoy todavía flota en el aire entre afición y directivos tapatíos. 

Al parecer, en Lobos BUAP apostaron por un camino distinto, tomando una decisión arriesgada. En unas semanas más se sabrá si fueron unos ‘iluminados’ o unos ingratos. Unos los acusarán de desleales, otros argumentarán en su defensa que buscaron salvar su inversión.

Pero Lobos BUAP NO es la única universidad pública que tiene problemas. Por lo menos, de las involucradas, NO tiene comprometidos recursos públicos o del presupuesto económico porque sus ingresos provienen de los derechos de TV, publicidad e ingresos que obtienen a través del patronato en funciones. 

Los Potros de la UAEM, en el Ascenso, viven una situación económica insostenible. El rector Barrera es un hombre estudioso, pero que NO tiene NI idea del futbol. Existe un patronato en el papel, pero que NO aporta en lo económico. Hizo caso de nefastos asesores y trajo a Jesús Vallejo como director deportivo, que salió del Toluca con acusaciones y reclamos muy delicados de algunos padres de familia. ¿El resultado de ese asesoramiento?: el equipo terminó en el último lugar de la tabla y ya es seriamente amenazado por el descenso. 

Mantener el equipo de Potros en la Liga de Ascenso le cuesta a la UAEM más de 35 millones de pesos anuales, que NO tiene, que NO debe sacar del presupuesto estudiantil, ni de infraestructura. La UAEM tuvo que cancelar unos días el Potrobús, un medio de trasporte gratuito que utilizaba 17 autobuses donde los estudiantes se movían de diferentes comunidades y colonias a sus planteles.

Los costos de operación anuales del Potrobús son de 32 millones de pesos, ¡MENOS de lo que cuesta mantener el equipo de Potros! ¿Es lógico? ¿Es congruente? ¿Es ético? ¡Por supuesto que NO! El gobierno estatal tuvo que aportar esos 32 millones anuales para reestablecer el servicio. 

Claro que apoyo a mi alma mater, claro que tengo un gran afinidad por los Potros de la UAEM y me encantó verlos en el ascenso, pero NO a ese costo, sacrificando becas, transporte de estudiantes y muchas cosas más. Claro que quiero unos Potros UAEM jugando en el máximo circuito alguna vez... también sueño con un tener un Lamborghini, pero NO le alcanza. Debo entender que, en este momento, es eso un sueño. Cuestión elemental de prioridades.

El sueldo del DT anterior, Omar Ramírez, rondaba los 140 mil pesos mensuales. Hoy las gimnastas de la UAEM están impedidas de participar en eventos de la Asociación Estatal porque la directora de actividades deportivas, María Esther Sánchez Coyote, les adeuda 8 mil pesos.

La administración de ésta ha sido tan nefasta, tan irresponsable, que al menos seis disciplinas deportivas NO pudieron pagar 3 mil pesos a la Asociación Estatal y, por tanto, estos deportistas NO pueden participar en competencias estatales, lo que provocó la renuncia y el enojo de varios atletas en ese momento.

Las quejas de uno de los deportistas

Con tantos y tan graves problemas, yo le pregunto a usted: ¿Vale la pena tener así un equipo profesional en el ascenso?, ¿no es mejor venderlo?  Eso sí, se presume que en dos semanas la UAEM será sede de la Universidad Nacional. Tiempo suficiente para guardar la basura debajo de la alfombra para que las autoridades se saquen la foto y decir que todo es maravilloso, que somos periodistas mal pensados y mal intencionados.

Así las cosas en nuestras universidades, por hoy se me acabó el espacio, pero no las historias… estén pendientes.

“El ser paisano o exalumno NO me obliga a ser complice” Ignacio 'Fantasma' Suárez.