opinion.carlos-ponce.dona-tele-quiere-ser-salvavidas
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Doña Tele quiere ser salvavidas

2020-05-18 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

Está al acecho, entre los matorrales, escudriña el horizonte en busca de víctimas, la que se acerque estará perdida. Hay varios candidatos a presa, por sus movimientos nerviosos, preocupados por el futuro, sin reparar en la depredadora que aguarda el primer descuido, cazadora despiadada, no perdona errores: es la impaciencia, peligrosa y cruel, implacable especialmente en tiempos de contingencia.

Los clubes mexicanos deambulan cual impala en la sabana africana y la peligrosa impaciencia es el leopardo que los observa, prepara la emboscada. Lo sabe la Liga MX y trata de apartarlos, que no caigan en la trampa. Pero el hambre manda, la necesidad de buscar el sustento que falta como nunca a causa de la pandemia. Ya se mueven. Ya analizan cómo salir. Aún es peligroso.

Revelamos la estrategia de la gran mayoría de equipos del máximo circuito en nuestro país a principios de semana: comenzar exámenes en dos semanas, esperando que el torneo inicie en las últimas dos de junio. Aún no hay luz verde oficial, pero están desesperados. Presionan para volver. Sin embargo, Rubén Rodríguez revela hoy en RÉCORD, las autoridades de Liga MX están conscientes que nuestro campeonato no puede reactivarse hasta julio. Mínimo.

LA TV, ¿EL BUENO DE LA PELÍCULA?
Hay una nueva opción que tiene toda la cordura deportiva: cancelar ya el torneo y que el siguiente inicie a la brevedad. Lo reveló David Medrano, la propuesta tardó en ponerse en la mesa, pero ya está. El principal problema es el terrible impacto económico; sin embargo, hay un punto de salvación: negociar, entre los que aportan dinero, televisoras y patrocinadores, que ahora deberán hacerlo sin tener el contenido en la cancha, y los que cobran por jugar, clubes y futbolistas, que deberán ceder en sus pretensiones a futuro. Nada fácil.

La misión luce compleja, sin embargo, debe reinar un concepto simple y sensato: todos vamos a perder, así que busquemos que cada uno pierda lo menos posible. Ceder para ganar. “Vamos a tener que sentarnos todos los tenedores de derechos a negociar”, explica Juan Carlos Rodríguez, responsable de TUDN, el principal jugador en el ingreso de clubes en México. “El reto es negociar y establecer contratos de supervivencia”, amplia al reconocer que la cancelación de Liga MX es una de las opciones, una en la que la TV deberá aportar sin tener partidos: “Las televisoras que históricamente han sido los malos de la película, hoy seremos los buenos, sin duda”. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LA COLUMNA: DESCUBRAMOS LA NUEVA REALIDAD

LA TENDENCIA, CLAVE PARA EL BANDERAZO
La gran diferencia con Alemania, cuya Bundesliga regresó esta semana, así como con países que buscan esa fecha ya con aval de gobierno, como España o Estados Unidos, es la tendencia de contagios. Mientras esos países van a la baja o están con gráficas horizontales, a la espera de que descienda la curva, en México seguimos hacia arriba, según las propias estadísticas de gobierno.

“Somos los primeros en reactivar gracias a nuestro sistema de salud”, explica Rolfes, directivo del Bayer Leverkusen, quien platicó con Rafa Gómez, editor Internacional de RÉCORD, justo antes de la reactivación en la Bundesliga, que tardó nueve semanas en reactivar la maquinaria. Proeza. Había una razón de peso para que volviera: tenía que recaudar lo que faltaba, 300 millones de euros por el último pago de derechos de transmisión por parte de SKY.

Alemania puso el ejemplo, trajo el futuro y nos enseñó cómo se ve el nuevo futbol: sin aficionados en la grada, con tapabocas alrededor del campo y festejos lejanos, con el codo. No todo mundo podrá aplicarlo igual, pero es el modelo a seguir. En nuestro país, esperemos que la tendencia baje para que Gobierno dé el banderazo o que la negociación de clubes, patrocinadores y televisión se dé en buenos términos, cancelemos y empecemos en agosto el que sigue. Veamos.