opinion.blog.christian-martinoli.bendita-concacaf-0
Opinión

Christian Martinoli

Uno de los mejores cronistas deportivos en México, trabaja para TV Azteca y ha colaborado con RÉCORD desde 2010.

Bendita Concacaf

2022-02-03 | CHRISTIAN MARTINOLI
Comparte en:

México no convence pero ganó el partido que debía ganar y lo hizo como se esperaba, es decir, como sea.

La Selección tiene jugadores con buena técnica, pero la mayoría carentes de dinámica y así hoy cualquier partido será incómodo y peligroso.

Panamá fue calmo y movió el balón a gusto en la primera parte. Mostró serenidad y con base en sus alcances futbolísticos entregó 60 minutos muy dignos como visitante.

Martino modificó medio equipo de arranque e insistió todo el partido con dos veteranos fuera de ritmo como Guardado y Herrera; está claro que el Tata los tiene como futbolistas imprescindibles y nos los moverá mucho por más que en tareas de contención, de relevos defensivos sean rebasados con pasmosa facilidad.

La última media hora la pelota fue azteca y las sensaciones comenzaron a cambiar. Sin pelotear a Mejía, el Tricolor se acercó más al gol tanto que Alexis voló la más importante.

Lainez, sabedor que al ataque le faltaba dinámica, fuego y electricidad, pisó un par de veces el área buscando, por supuesto, tirar un centro, pero si éste no llegaba intentó que lo tocara para que el árbitro cobrara penal. Sus deseos fueron órdenes y el salvadoreño Barton no dudó en cobrar pena máxima en una jugada muy “a lo Robben”, que increíblemente ni siquiera se dieron el beneficio de la duda observando el VAR.

OTRA VEZ CONTRA PANAMÁ, ASÍ DE CLARO

México respira y se jugará el segundo puesto contra Estados Unidos en marzo, partido que si pierde lo orillará a buscar su pase a la Copa del Mundo como tercero.

Otra eliminatoria descafeinada que anoche resolvió uno de sus capítulos de la mano de 30 minutos más protagónicos, sin luces y con la marca arbitral como clímax. 

A reserva de que venga un milagro, dentro de siete semanas más nos reencontrarnos con la Selección para seguir sufriendo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MARTINO Y LAS CUERDAS