opinion.ignacio-suarez.abuso-sexual-el-precio-del-sueno

RECORDLogoRECORD

Opinión

Ignacio Suárez

El Fantasma ha recorrido el mundo del deporte a través de 6 Mundiales, 10 Copas América y 5 JO. Aportará a RÉCORD su conocimiento y exclusivas.

Abuso sexual, el precio del sueño

2018-11-14 | IGNACIO SUÁREZ
Comparte en:

Hoy escribo acerca de un acto infame, abominable que debe ser investigado no solo por las autoridades de nuestro país, en las cuales, lamentablemente, muy pocos confiamos por su inoperancia, su apatía, su falta de profesionalismo, rigor y sobre todo por la inmensa impunidad y corrupción.

Hoy quisiera involucrar a TODA esa 'familia futbolística', ese término de las que tantos directivos y medios utilizamos como cliché la mayoría de las veces. Si es que en verdad somos y debemos considerarnos una familia, ha llegado la hora de unirnos, de apoyarnos cada uno de nosotros desde nuestras diferentes trincheras para investigar, para aportar datos, para difundir la verdad por dolorosa que parezca y en caso de aparecer culpables, exigir que se castigue con todo el rigor de la ley.

Llegó la hora de que los medios acabemos con los estúpidos egos. Eso de no investigo, no difundo, no busco más datos porque tal nota la publicó otro medio, otra televisora, otro periodista que no es nuestro; la verdad NO tiene exclusividad. Este tema está mucho más allá de cualquier ego, el tema lo amerita. La ética nos necesita.

De aquí en adelante, será necesario contar con el apoyo de todos mis colegas, para aportar más datos, más testimonios, que corroboren, que amplíen y que en su caso desmientan algunos actos, pero que sirvan para atar todos los cabos sueltos de un tema que lacera el alma. Podríamos estar ante la punta del iceberg de una historia de abuso sexual de adolescentes que sueñan con ser futbolistas profesionales.

El tema es considerado tabú, seguramente lo minimizarán algunos, argumentos les sobraran: “Es un hecho aislado”, estamos blindados ante temas así”, etc., etc., y afortunadamente tienen razón en parte. Pero yo les preguntaría a ellos y al resto de los mortales, ¿qué harían en el caso de que algún hijo fuera víctima de abuso sexual prometiéndole hacerlo futbolista profesional a cambio de algunos favores?

Por lo extremadamente delicado del tema y porque así lo exigen las leyes, que ordenan que haya resguardo de identidad en los casos que se trate de menores de edad, delitos de violación o cuando el juzgador considere que es necesario para la protección y sus derechos, nos referiremos de aquí en adelante a la víctima como Bernardo 'N'.

Él, como millones de chicos más, ama el futbol por encima de todo. Vive, suspira y transpira por su pasión. Es un delantero rápido, un gladiador del área, un rematador nato. Tiene pinta de jugador caro, dicen quienes lo entrenaron en otros equipos.

Lamentablemente, el futbol es cruel con la edad. A los 17 aún no te dejan votar, pero puedes estar ya 'viejo' para este deporte si no estás ya ahí incrustado en alguna de las divisiones menores de un equipo profesional. Para perseguir tus sueños en el balompié, no sobra tiempo; por el contrario, es casi un suspiro.

En la Sub 17 de Pachuca, ya no tuvo cabida. Había exceso de talento en su posición. Roberto de la Rosa, con quien compartió en algún momento, es el goleador inamovible del equipo y de las selecciones menores. Quedarse ahí a competir contra él desde la banca, NO es una buena opción. Hay que moverse, buscar otros caminos para cumplir sus sueños.

Por ello, cuando uno de sus amigos de toda la vida con quien comparte los mismos sueños, a quien llamaremos 'Paco X', le llamó en julio pasado por teléfono, su corazón le latió con fuerza: "Hermano, estoy con Ángel Fuentes, el 'representante' de la Sub 20 de los Tiburones Rojos de Veracruz, te lo voy a pasar. Podemos tener chance acá”, le dijo. El 'representante' le preguntó sus datos, su posición y le dijo: "Voy a hablar con René Isidoro García, el técnico de la Sub 20 y te aviso cuando te puedes venir. Ten preparadas tus cosas".

Con la adrenalina al tope, el corazón agitado por la emoción, Bernardo 'N' apenas pudo dormir. Muy temprano el sonido del celular, anunciando un mensaje de Whatsapp de un teléfono desconocido lo despertó. NO pudo haber tenido un mejor despertar -pensó-. "Soy Ángel Fuentes, de Veracruz. Márcame". Con la respiración agitada, la voz entrecortada por la adrenalina le marcó de inmediato: “Te tienes que venir a Veracruz mañana temprano porque ya entrenas con la Sub 20. Vente en autobús yo te recojo en la terminal del ADO”.

Apenas hubo tiempo de preparar maletas, avisar a los amigos, recibir la bendición de su madre, sus hermanos y su padre que como siempre le apoyaron en camino de sus sueños. Su familia lo llenó de besos y buenos deseos al acompañarlo a la Terminal. Al llegar al Puerto jarocho, recibió un mensaje. El representante NO iba a poder pasar por él, le pidió que tomara un taxi, le mandó la ubicación de su casa donde le dijo estaba reunido con el Cuerpo Técnico del equipo Sub 20 del Veracruz.

Ángel Fuentes NO le había mentido. Ahí en su casa del Fraccionamiento Floresta, le presentó a Rene Isidoro García y a Carlos Casas 'Casarín', quien le dijo era el auxiliar del técnico. Después de una breve charla, le designaron otra casa a donde llegaría a dormir y viviría en lo que se resolvía su situación, casa que compartiría con otros jóvenes aspirantes a futbolistas profesionales, quienes tenían el mismo sueño.

Bernando 'N' no supo bien a bien de qué manera se hizo. Le dieron a firmar un contrato que estipulaba un sueldo de tres mil 500 pesos mensuales, a los pocos días le dijeron que se quedaría en el equipo Sub 20 del Veracruz; de hecho, ya lo habían registrado en la Federación y le fue asignado un NUI (Número Único de Identificación) registrado para participar en el torneo Clausura 2018. Era evidente que Ángel Fuentes estaba bien relacionado con alguien de la directiva de Veracruz, quienes aceleraron este proceso, sin ello no hubiera sido posible.

El sueldo era tan pobre, que había que recurrir a su padre para poder cubrir los gastos más elementales. Había que pagar mil 400 pesos de la renta del departamento que compartía, las comidas, los pasajes, y si Veracruz NO suele pagar a tiempo a los jugadores del primer equipo, NO necesito contarles que el sueldo de tres mil 500 pactados jamás apareció.

Las capturas de pantalla de las conversaciones de Whatsapp, dejan plena evidencia de lo que vendría a continuación en la relación con el representante Ángel Fuentes, a quien también se le conoce como el 'Pato' o el 'Patrón'. En una de ellas, le aclara que Bernardo 'N' NO es del gusto futbolístico de René Isidoro García y su cuerpo técnico, pero AÚN así lo registró y le aclara que él y solo él le podía ayudar a cumplir su sueño, siempre y cuando le hiciera caso en 'todo lo que le pidiera'.

Ángel Fuentes, de playera naranja

En otras conversaciones, el representante le deja saber de manera subliminal, que fue gracias a él que se 'movió', que René Isidoro lo convocó a la banca a algunos juegos de la Sub 20 que viajó a Torreón y que está viendo con un directivo del equipo para que juegue, ya que sólo falta de debutar él y le insiste que está a la espera del 'regalo' que le deben.

El acoso es persistente, Ángel Fuentes insiste en que tiene un regalo y que Bernardo 'N' ceda un 'rife' (sic) pero el joven se niega, argumentando fatiga. El jugador está asustado, desesperado, más cuando pregunta y se entera que 'rife' es una palabra común usada en el medio homosexual en esa ciudad, es una solicitud coloquial de permitir practicar sexo oral. Ya no hay sueño. Todo es una pesadilla.

El joven esta solo, en una ciudad diferente, con gente que no conoce, prácticamente sin dinero. Atrapado en un dilema: ¿contarles la verdad a sus padres, al entrenador?, ¿cómo lo tomarían?, ¿le creerían?, ¿a quién? De todos empezó a sospechar, no sabe si son coincidencias o casualidades. Sabía que NO era el único joven que vivía una presión similar de este siniestro personaje.

Finalmente, el viernes de la semana pasada, Ángel Fuentes lo citó en su casa para hablar de su futuro, su contrato y los adeudos de sueldo que se tenían. Y el chico fue, a donde la experiencia le hubiera gritado que NO lo hiciera. Por respeto a Bernardo 'N' y a mis lectores, NO relataré lo que sucedió aquella noche en la casa de la calle de Nogal.

Al día siguiente muy temprano, NO pudo más. Pagar ese precio por lograr su sueño de ser futbolista era muy alto. Se había atentado a su integridad, sus valores. Consiguió dinero prestado con un compañero y se marchó a la Terminal de autobuses. El trayecto a su casa fue un infierno, mil cosas pasaron por la cabeza de este joven, incluido el suicidio. Sólo las palabras de su hermana, su confidente, lo hicieron recapacitar. Enfrentaría con la verdad a sus padres, tan cruda y real como le fuera posible.

Cuando su padre escuchó su historia, vio las evidencias mostradas por su hijo, no hace falta describirle lo que pasó por su cabeza. Sí, lo mismo que usted que me está leyendo y tiene hijos pensó en hacer si viviera la misma situación, lo pensó él. ¿Qué hubiera hecho usted?

Finalmente, volvió la cordura y vino la difícil toma de decisiones. ¿Quedarse callado para no manchar la reputación de su hijo y dejar que su presunto victimario siguiera impune? El silencio es cómplice ideal de la impunidad, y su padre, en conjunto con su familia, tomaron una decisión consciente y valiente. NO se fueron por el camino fácil, si su hijo había tenido el enorme valor de confesarles lo vivido apegado a sus valores y educación, NO podían traicionarlo o defraudarlo, acudieron a las autoridades a levantar la denuncia ante el agente del ministerio público orientador y especializado en justicia para adolescentes, adscrito al centro de atención temprana de la región oriente.

Ahí se abrió la carpeta de investigación con el número NUC 12-2018-17366 por hechos que la ley contempla como delito de abuso sexual, declaración que será ampliada en las próximas horas. Serán las autoridades correspondientes quienes se encarguen de citar a los involucrados a comparecer, se harán las investigaciones pertinentes para dictaminar la culpabilidad o inocencia de los hechos.

El caso, de confirmarse los dichos del ahora denunciante, son simplemente abominables. Pero NO está solo en esta lucha, hoy sabemos que al menos dos chicos más y sus familias lo han contactado para también declarar ante las autoridades, sobre hechos similares vividos en esa misma ciudad y con el hoy denunciado, mismas que serán anexadas a esta carpeta.

Todos los testimonios apuntan que se trata de un 'modus operandi' donde los sueños de ser futbolista profesional servirían de señuelo para reclutar 'jovencitos' dispuestos a dar cualquier cosa con tal de lograrlo. Quizá sólo sea la punta de un iceberg putrefacto.

No, historias como éstas no son lamentablemente nuevas ni en el futbol mexicano ni el en mundo. Hemos escuchado muchas historias similares que se quedan en la impunidad, en el anonimato, porque nadie tuvo el valor de denunciarlas ante las autoridades, sabiendo que un vendaval público se les vendría encima. NO, en esta ocasión no sucedió así.

Más allá de saber el veredicto que emitirán las autoridades después de su investigación, debo aplaudirles ese valor, esa fortaleza familiar, ese sentimiento de no traicionar el valor de la confesión de su hijo, escondiendo la basura debajo de la alfombra.

Yo le pido a usted que está leyendo, a mis colegas, que nos sumemos a esta investigación, sin importar quién lo hizo primero o quién lo publicó, que este sea un tema de todos. Si usted conoce a alguien que vivió esa misma situación, con estos mismos personajes, es hora de sumarse a esta denuncia de forma pública o anónima y alzar la voz.

Hoy la familia de Bernardo 'N' sabe bien que lo que cosecharán a su hijo le servirá de poco, pero que será invaluable para muchos jovencitos que vienen detrás y corren el mismo riesgo. Sólo cierre los ojos por un momento y piense: ¿no quisiera evitarle vivir una pesadilla a algún jovencito familiar suyo que también sueña con ser futbolista?

Con decir ¡NO es cierto!, no se arregla nada. Cuando se acusó de pederastía al Padre Maciel, cuando se habló del clan Trevi-Andrade todos lo negaron, y lo único que se propició es que hubiera más víctimas. Es hora de enfrentarnos a esa realidad y erradicarla, así nos lacere el alma.

Si el futbol es de todos, entre TODOS debemos cuidarlo, por ello debemos de ser implacables a la hora de clamar justicia.

Esta historia NO termina aquí…

 

“Aprendí que la valentía no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre el miedo. El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo”

Nelson Mandela