opinion.alberto-bernard.de-ochoa-a-jimenez
Opinión

Alberto Bernard

Jefe de contenidos de TVC Deportes. Alberto Bernard desnuda los mitos y realidades del futbol con base en la estadística.

De Ochoa a Jiménez

2022-04-01 | ALBERTO BERNARD
Comparte en:

MITO: El equipo del Tata está desnivelado y lejos de su techo futbolístico.

REALIDAD: La Selección Nacional mostró problemas en las áreas, donde se define el futbol. México alcanzó a componer la mitad del problema, el cuadro del Tata Martino logró crear una sólida línea defensiva, con un Paco Memo Ochoa en categoría de figura, cerró el camino a Qatar con 490 minutos sin recibir gol, ocho partidos de 14 de la eliminatoria mantuvo la portería en cero.

El factor Ochoa fue determinante en este gran cierre que tuvo el equipo nacional en zona defensiva, en 14 juego recibió, 93 tiros a gol, 31 fueron a portería, 23 atajadas y únicamente le marcaron ocho goles (para un promedio de 0.57 goles recibidos por juego), lo curioso es que el 25 de las anotaciones en contra los recibió en tiempo de compensación del primer tiempo.

Además del buen momento que vive el portero del América y la seguridad que transmite, fue capitán en 10 de 14 juegos.

La otra cara de la moneda es Raúl Jiménez, que consiguió tres goles en toda la eliminatoria, pero los tres fueron desde el manchón penal, aunque la preocupación es mayor por las pocas opciones de gol que tuvo y no pudo concretar, en 11 juegos sumó 19 tiros a gol, cinco fueron a portería y no logró anotar en jugada, solo por la vía de la peña máxima.

Aunque en general el equipo mexicano necesitó de tiempo para resolver los partidos, en un juego consiguió tres goles, en cuatro anotó dos veces, en seis juegos tuvo una anotación y en tres juegos se fue en blanco.

Lo que debe analizarse es el momento en que consiguió anotar, los partidos se tuvieron que hacer largos para conseguir marcar. Más del 50% de los goles (nueve de 17) los consiguió en los últimos 15 minutos de los partidos que lograba reflejar el dominio que tenía en cuanto pases intentados y la posesión del balón.

Más allá de la baja de juego de varios integrantes del Tri y el desconcierto colectivo que vivían, el Tata se vio en la necesidad de buscar alternativas obligado por las lesiones, convocó a 43 jugadores durante la eliminatoria, 32 tuvieron minutos y 11 no fueron tomados en cuenta, llamó a cinco porteros, 17 defensas, 11 medios y 10 delanteros.

CONCLUSIONES: La comparación Ochoa-Jiménez es el claro ejemplo de la bipolaridad del equipo  mexicano. El Tata Alcanzó a reparar la zona defensiva que tuvo un punto de quiebre en Cincinnati y donde tocó fondo, cerró con más de cinco juegos sin recibir gol, pero el problema ofensivo sigue siendo un dolor de cabeza, de los últimos cuatro goles dos fueron de penal, uno en tiro de esquina y únicamente uno en jugada.

En números el trabajo de Martino fue impecable, empatado con Canadá en puntos y superando a los Estados Unidos, fue el único equipo que las 14 jornadas estuvo en zona de calificación directa al Mundial, aunque el descontento viene por la baja futbolística, que el nivel actual está muy por debajo de la versión que nos mostró el técnico nacional hace dos años y nos ilusionaba con el quinto partido, se derrumbó y el Tata no logró evitarlo. En ochos meses tendrá que recuperar la memoria futbolística, porque hoy después de tres años el proceso está atascado y muy lejos del nivel competitivo para la Copa del Mundo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: LAS FACETAS DEL TATA