grand-slam-el-record-es-de-mujeres
Opinión

Alejandro Molina Bortoni

Experto en psicología y desarrollo humano que trabajó con la Selección Mexicana durante el proceso de Ricardo La Volpe. Molina llevará los lectores todo lo relacionado a la psicología y el deporte.

Grand Slam: el récord es de mujeres

2022-02-03 | ALEJANDRO MOLINA
Comparte en:

El pasado fin de semana Rafa Nadal dio una demostración fuera de serie al sobreponerse en la final contra Medvedev, ya que después de ir perdiendo por dos sets y estando también abajo en el tercero, remontó para ganar su Gran Slam número 21. Con ello obtuvo el mayor de los récords de los tenistas hombres.

Sin duda Rafa muestra un dominio total y es un ejemplo a seguir. Debemos continuar profundizando y aprendiendo de su gran fortaleza mental y de cómo jamás se rindió cuando muchos, probablemente en una situación así, ya se hubieran sentido derrotados. Mi admiración para Rafa Nadal.

A partir de ese gran triunfo, algunos medios y comentaristas compartieron este mensaje: “Nadie había ganado 21 Grand Slams”. Un gran error en esa declaración. Afortunadamente, ya mis compañeros de la redacción del periódico RÉCORD han escrito esta semana sobre cómo las mujeres han llegado más lejos en esta materia.

Me sumo a su nota y quiero resaltar el trabajo que han hecho las mujeres en el tenis. Ellas son las que tienen el mayor récord en los torneos de Grand Slam, ya que Margaret Court ha logrado 24 de ellos, seguida por Serena Williams con 23 y el tercer sitio lo tiene Steffi Graf con 22. Me parece muy importante que mantengamos en alto lo que han logrado estas grandes atletas y reconocerlo como es merecido.

Es crucial reconocer en todo momento el éxito de las mujeres al igual que el de los hombres para seguirnos educando como sociedad en la igualdad. Con este comentario no pretendo poner en competencia a los hombres y a las mujeres, simplemente la propuesta es seguir avanzando en un modelo que integre en la sociedad el esfuerzo de todos y todas.

El solo observar que algunos sectores puedan pensar que nadie había ganado 21 Grand Slams, nos refleja esta inminente necesidad de evolucionar en esta visión más integradora. Quizá parezca algo sutil o sacado de contexto, pero no es así. Ya en redes algunas mujeres han pedido hacer esta distinción con toda razón. Por ello he dedicado esta columna a resaltar el tema y no pasarlo por alto.

Estimados lectores y lectoras, revisemos en nuestra familia y equipos de trabajo la forma en que nos expresamos y usamos el lenguaje cuando reconocemos el esfuerzo de las personas que logran algo importante, evitando en todo momento exaltar o minimizar lo realizado por grupos o sectores distintos. Especialmente ignorando, como ocurrió en esta ocasión, lo que las mujeres han hecho.

Mi exhortación es que sigamos avanzando en un lenguaje que incluya los éxitos tanto de mujeres como de los hombres, respetando su nicho de competencia y celebrando el constante rompimiento de límites y la creación de nuevos récords. Me da gusto que la sociedad muestre un avance en este sentido y que algunos columnistas hayan también publicado una reflexión en esta importante materia.

“Revitalízate, vuelve a la esencia de lo que te da el éxito”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: EL SEGUNDO ESFUERZO