opinion.carlos-ponce.dejen-de-quejarse-y-aporten-soluciones
Opinión

Carlos Ponce de León

Director de RÉCORD, experto en futbol nacional e internacional. En su columna tendrás un análisis veraz y oportuno.

Dejen de quejarse y aporten soluciones

2020-04-20 | Carlos Ponce de León
Comparte en:

El deporte nacional de este país no es el futbol, sino quejarse. Campeones mundiales. Si el Ascenso MX entrega equipos a la Liga MX con problemas económicos, está mal, pero si tratan de consolidarlos, también. Si no se hace nada y se deja a los clubes del circuito que aumenten su crisis financiera, está mal, pero si se activa el plan para rescatarlos, también. Si dueños incumplen y dejan de pagar salarios a jugadores, está mal, pero si al propietario se le obliga a reducir la nómina ante su insolvencia, también. Si al juvenil se le tapa la oportunidad de debutar en el profesionalismo está mal, pero si se piensa en una Liga que promueva jugar con menores, también. Es un círculo vicioso.

Sin embargo, no debemos cerrarnos a que es imposible encontrar un punto de equilibrio, a que no podemos encontrar un justo medio con el que se logre dar a todas las partes involucradas un 'porcentaje' considerable de satisfacción. No se podrá dar gusto absoluto a todos, pero si cada sector cede en pretensiones y entiende las necesidades del otro, lograremos llegar a esa medida en la que todos perderán poco y ganarán más.

Dueños, jugadores y afición, tres elementos indispensables en el futbol moderno. En la periferia se quedan patrocinadores y medios de comunicación. Y como moderador, Federación, en este caso, Liga MX para coordinar. De todos estos factores, los dueños son los que han votado y decidido. Pero aparece una oportunidad para uno de estos factores para poner su postura en la mesa: los futbolistas. No más. Después de tantas quejas, viene la suya, de hacer escuchar su voz. No desperdicien esta chance.

LOS DUEÑOS: TIENEN LA ÚLTIMA PALABRA
Entendamos que los propietarios son los que ponen el capital y por tanto, tienen el derecho de definir el rumbo de la industria; aunque le moleste a varios, tienen la última palabra. Ahora, contrario a lo que ha sucedido en semanas recientes, entendamos que no todos los dueños están cortados con la misma tijera. 

No podemos culpar a todos los patrones de lo que sucede en nuestro balompié, pues no es único perfil de todos ellos. Hay el que es intransigente y cree que por poner dinero se debe hacer siempre su voluntad, pero también hay quien realmente ve por el bien común en la industria y entiende que juega en un ecosistema de muchas variantes de jerarcas. Incluso hay dueños que delegan la responsabilidad en algún directivo de alto rango y poco se meten, o hay los que recién entran a este mundo y son inocentes en sus decisiones. Hay los que representan a una colectividad sin ser propietarios, hay los que ponen el dinero familiar de por medio y hay los que chupan presupuesto público para administrarlo a su antojo. Hay de todo.

También podemos separarlos según sus intereses, pues contrario al pensamiento popular, no todos están 'sólo por hacer dinero' en el futbol, muchas veces persiguen otros fines, políticos, o mediáticos, o el club sirve de fachada para otros negocios. Muchas variantes.

Ahora, cada uno votó ya por el destino de la nueva Liga, pero se abre una posibilidad para plantearles soluciones y cambios a sus estrategias, al rumbo que cada uno ha pensado que es el adecuado. Desde los medios de comunicación se podrá opinar y criticar, la afición también hará valer su voz, especialmente hoy en redes sociales, pero al final, sólo un factor podrá entablar diálogo con los patrones: el futbolista.

LOS JUGADORES: LES FALTA PESO
Es por eso que hay tanta molestia alrededor del gremio de jugadores, que sólo mandan quejas tuiteras o lanzan imágenes en Instagram haciéndose las víctimas, en lugar de tomar el micrófono que ya les asignaron y plantear soluciones. No más quejas.

Cuánta falta hace una asociación de futbolistas con verdaderos líderes, con gente capaz, que no sólo invite a la queja en redes sociales, que sirve para dos cosas, sino que plantee soluciones a los jugadores en problemas y haga frente a las injusticias que se puedan cometer desde la mesa de los dueños.

Lo peor es que a pesar de tener una gran chance enfrente para demostrar sus capacidades, estoy convencido que no logrará nada la actual Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales en las mesas de trabajo y que terminarán quejándose de nuevo en medios de comunicación y redes sociales.

QUE EMPIECE EL DIÁLOGO
Para darle una forma más adecuada a los intereses de todos a la Liga de Expansión MX, habrán mesas de trabajo en las siguientes semanas, donde no sólo se escucharán las posturas de los dueños sobre determinados detalles del nuevo torneo, sino que los futbolistas podrán externar las propias. Ojalá que exista capacidad en los líderes de los que patean el balón para plasmar en soluciones las quejas con las que nos han saturado en los últimos días. Veamos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LA COLUMNA: MENTIRAS PARA SEGUIR MAMANDO DEL ERARIO

SE TENÍA QUE DECIR…
Héctor Moreno empezó la confusión en redes sociales, al asegurar que el jugador es el motor que mueve al futbol profesional. No es aquél que patea el balón, el corazón de todo esto. Grave equivocación. El centro, el principio y fin es aquel que le grita desde la tribuna o frente al televisor: el aficionado, monstruo de mil voces. Y si no se entiende eso, estamos condenados. El futbolista es uno de los elementos indispensables, por supuesto, no habría industria sin los jugadores. Pero también es indispensable el dueño, sin el que paga tampoco existiría el profesionalismo. Y después hay otros elementos periféricos que cada día toman mayor relevancia, como los medios de comunicación y patrocinadores. Y aún así, con todos estos protagonistas, el centro sigue siendo para uno sólo, siempre para el único elemento insustituible, alma que realmente hace que todo tenga sentido: el aficionado. Que no se olvide eso nunca, siempre ha sido, es y será por el aficionado.
...Y SE DIJO