essam-el-hadary-el-nuevo-abuelo-de-los-mundiales

Essam El-Hadary, el nuevo 'abuelo' de los Mundiales

Essam El-Hadary celebra una victoria de Egipto
Essam El-Hadary celebra una victoria de Egipto | ESPECIAL
Con 45 años de edad y cinco meses, defendió la meta de los egipcios en Rusia 2018
2018-06-25 | REDACCIÓN RÉCORD
Comparte en:

Es el abuelo de los Mundiales. Nació un año antes de Alemania 1974. Tenía 16 de edad cuando Egipto asistió a su más reciente Copa del Mundo en Italia 1990.

Essam El-Hadary se convirtió en Rusia 2018 en el futbolista más viejo en jugar una Copa del Mundo, ya que con 45 años, cinco meses y 10 días defendió la meta de los egipcios contra Arabia Saudita. Y lo hizo, además, portando el gafete de capitán y atajando un penalti.

Con esto, supera la marca del colombiano Faryd Mondragón, también guardameta, quien jugó en Brasil 2014 con 43 años y tres días.

El-Hadary fue pieza fundamental para que su representativo nacional conquistara dos Copas Africanas de Naciones (2006 y 2008).

El cancerbero es todo un ídolo de la afición egipcia, al grado de que lo han apodado el 'Buffon africano'.

El-Hadary debutó como profesional en 1993 y jugó casi toda su carrera en el balompié de su país, aunque probó suerte en el Viejo Continente con el Sion suizo en la temporada 2008-2009.