opinion.blog.luis-garcia.chivas-castillo-de-naipes
Opinión

Luis García

El Doctor une el amplio conocimiento deportivo con un estilo propio. Sus geniales comentarios que lo han hecho referente de la TV tienen también su lugar en nuestro diario.

Chivas: castillo de naipes

2021-10-05 | LUIS GARCÍA
Comparte en:

Resulta triste observar a una organización de la mayúscula manufactura del Guadalajara arrastrar el prestigio, como lo viene haciendo hace varios semestres, pero resulta aún más penoso que traten de vendernos que están en plena reconstrucción cuando daría la impresión que están en plena descomposición.

Cada martes, por señalarlo de puntual manera, se les ocurre la brillante idea de ofrecernos un nuevo proyecto, una reinvención, una nueva metodología de trabajo, y a los escasos días, vuelven a atascarse en el pantano, hundiéndose aún más de lo que ya están, que ya es decir.

Y siempre abrazados a un confuso rol de víctimas, abrazados a la bandera de los damnificados, de que viven en desventaja por ser sólo mexicanos, cuando sus épocas gloriosas, que han sido múltiples, jugaban igual con puro nacional, torpes pretextos que ya no se los compra nadie.

Y si no queda claro lo anterior, vayamos al pueril Clásico Tapatío que vivimos el sábado por la noche, se quedaron con nueve hombres durante sesenta minutos, y de extraña forma pretenden hacernos creer que fue épico lo que realizaron al sólo perder por un gol de diferencia.

Es una vergüenza, se quedaron en inferioridad numérica por su culpa, la de nadie más, descalificadora patada la tuya Hiram Mier, y emociones crispadas las tuyas Cristian Calderón. Nadie más que ustedes se colocaron en una posición desfavorable, nadie, dejen de hacer responsables a los demás, cuándo carajo se darán cuenta que no incordian ni engañan a nadie.

Sigamos analizando el proyecto, proceso, o como se le pretenda denominar a los que hacen cada nueva gestión o director técnico. Ahora te tocó a ti Marcelo Michel Leaño, debes ser un hombre sumamente capaz, ya que en la organización has ejercido de consultor del dueño, de formador de Fuerzas Básicas, de gerente de la entidad, y ahora eres entrenador interino.

Es como si uno va al doctor, y ese mismo galeno te solventa las problemáticas del corazón, los pulmones, los huesos, la vista y demás enfermedades, para eso existen especialistas, no todólogos, y eso eres, le haces a todo y a nada. Debes ser un hombre listo, de eso no tengo duda, debes ejecutar bien, anda que pasar por varios escaños del club en tan poco tiempo, habla de que te sabes mover, eso te lo doy, pero para el oficio que hoy estás ejerciendo te faltan muchísimo cosas.

Empezando por tu barata retórica "Les vamos a callar la boca a todo México". Como dicen por ahí, tres doritos después, o tres juegos después, un solo punto y no han podido anotar un puñetero gol, mamita querida. Otra joyita, posterior a tu segunda derrota consecutiva "Me siento sumamente orgulloso de mis jugadores después del duelo ante el Atlas". ¿Neta? Entiendo que no se debe mancillar públicamente a tus empleados nunca, en ningún trabajo, pero otra vez, dejemos de vender piñas, dejemos de vender espejitos, fueron un desastre, desde el minuto diez venían en picada ¿Y sabes por qué venían en picada? Porque los tuyos son pura emoción sin control, son sentimientos desquiciados, pasión mal canalizada y entendida, berridos sin sentido, y tú eres el erróneo ejemplo de ello, no das una indicación que provenga de la serenidad.

Todo es gritos, aspavientos, ridículos reclamos, como el del último minuto cuando pedías penal, cuando Olivas y Briseño casi fracturan al atlista Trejo en el área. Las Chivas, hoy ni nunca, no necesitan al frente a un tribunero, necesitan a un entrenador de jerarquía, estable emocionalmente que sepa lidiar y guiar a un grupo de futbolistas, que quitando honrosas excepciones, son un plantel discreto.

Que hace algunos años hayan gastado la fortuna real, la realidad, y se dijo, en ese entonces, pocos de los futbolistas contratados en esos ayeres, estaban consolidados, la mayoría eran promesas, de las cuales varias se han fundido, se han desabarrancado.

Es una maldita pena, ya que el futbol mexicano necesita al Guadalajara sano, en un momento de forma relevante, y hoy son un carnaval, pero de esos que generan pena y no felicidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MARAVILLOSA LOCURA EL CHIEFS-RAVENS